<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9235472\x26blogName\x3dAblad%C3%ADas+de+Fernando+Polo\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://abladias.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://abladias.blogspot.com/\x26vt\x3d2983554522547810084', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
  • Inicio
  • Rebel Thinking
  • Mi empresa
  • Sobre mí
  • Contacta

  • Hola, soy Fernando Polo, y este es mi blog (?), que actualizo periódicamente. Si has llegado hasta aquí siguiendo un link y te interesa lo que lees, quizá te apetezca suscribirte a mi RSS (?). O seguirme en Twittter (?).

    noviembre 25, 2009

    Emprender es innovar, y viceversa

    Norman-3Teapots

    Hoy tengo una charla en el 9º encuentro que la Fundación Universidad Empresa organiza en IFEMA sobre emprendedores. Como la semana pasada, he sentido la necesidad de dejar escritas algunas ideas. Son simples apuntes, más parecidos a una serie de tuits, que a un post reflexionado e hilado. Válgame en cualquier caso de repositorio, por si me quedo en blanco delante de los chicos, y si a alguien le sirve para algo, me daré por recompensado.

    La crisis del domingo por la tarde
    Antes de hablar de innovación y empresa, unas reflexiones del abuelo cebolleta, que se encontró un día en la misma situación que la audiencia (recién licenciados y últimos cursos de la Universidad).
    - Divertirse hasta morir. Yo también fui recién licenciado. Lo único que me importaba era divertirme. No quería trabajar, no quería emprender, y menos, innovar.
    - Cuando se toma consciencia de la necesidad de trabajar para vivir, empieza la búsqueda de la nueva felicidad.
    - La felicidad no está fuera. Está dentro. No hay gente que tiene suerte por trabajar en lo que le gusta. Hay gente que disfrutaría en cualquier trabajo, porque le pone pasión. Y si el trabajo se opone con insistencia, sigue buscando hasta encontrar el entorno que le deje desplegar su pasión.
    - Lo más placentero en esta vida, es tener ganas de ir a trabajar el domingo por la tarde. No hablo de "workalcoholics". Hablo de apasionados por la vida. La vida no es una división ficticia entre laboral y personal. Eso era una ficción sostenida por la vida urbana del siglo XX. Lo normal, en todos los tiempos, antes de la revolución industrial, era que el trabajo y la vida "no laboral" estuvieran perfectamente mezcladas. Hoy Internet, es una de las fuerzas que nos está devolviendo la vida, sin vallas artificiales. Vivir es apasionarse por lo que hacemos, sea trabajo, o sea, "no trabajo".
    - Dad por definitivamente perdidas las barreras artificiales entre la vida laboral y la vida personal. Para bien.

    Innovar es liderar el cambio para mejor
    - Antes de empezar la loa verborreica de la innovación, permitidme recordar que la innovación por la innovación es una paja mental. La innovación pura está sobrevalorada. Es un hobby.
    - Innovar para hacer un mundo mejor. No porque me aburro. Conozco historias de innovación tristes, que han destruido puestos de trabajo, por la obsesión de combatir el tedio.
    - Innovar para mejorar.
    - En el mundo empresarial, la innovación tiene que ver con la superación. Con el replanteamiento de los planteamientos. Innovar tiene que ver con cabezonería y con romper barreras mentales. Con la capacidad de vender ideas. Para innovar, generalmente hay primero que vender una moto.
    - A veces no se puede mejorar un proceso o un producto. Hay que dejarlo madurar, y quizá morir. Pero no quedarse quieto, introduciendo nuevos productos esperando que alguno cuaje.
    - La innovación es una actividad de riesgo. Muéstrame un innovador que siempre acierta a la primera, y te mostraré un innovador tramposo.
    - Innovar es liderar el cambio. El cambio a mejor, no el cambio por el cambio.
    - Innovar es en muchas ocasiones coger piezas de varios puzzles, y hacer un nuevo puzzle. Es copiar, con permiso, para generar híbridos originales y útiles.
    - Si no es útil, no vale.
    - Si no es nuevo, puede que sí valga. A veces un producto ya existente funciona con una estrategia de distribución diferente. Ahí la innovación reside en la distribución, no en el producto.

    "La emprendió a golpes"
    - Dentro de los círculos de emprendedores, y especialmente en el ámbito de Internet, emprender está magnificado. Por ejemplo, emprender un negociete, para pagarse un sueldo es una acción de supervivencia como otra cualquiera.
    - La culpa de la falta de apoyo a los emprendedores en España no es sólo de la falta de inversión. Es que hay emprendedores, para darles de comer aparte.
    - Yo entiendo emprender, como la decisión de no quedarse parado cuando nos encontramos con algo que puede ser mejorado. Todos somos emprendedores, cuando queremos.
    - Conozco grandes "imprendedores", que trabajan dentro de grandes empresas por cuenta ajena. Suelen ser cabezotas, inasequibles al desaliento. Cuando la situación se vuelve insostenible, intentan salir de su entorno y migrar a otro, dentro de su empresa o en otra.
    - Emprender es innovar y viceversa.
    - Emprender es arriesgar.
    - Triunfar es fruto en gran parte del azar y de la suerte. El emprendedor que no reconozca este hecho, se está engañando a sí mismo.
    - Las crisis son perturbaciones en la fuerza, momentos de innovación y creación de empresas. La historia de las agencias interactivas surgidas en 1998 y 99, es la historia de empresas que vieron el hueco, frente a una crisis del sector publicitario tradicional. Hoy existe el mismo hueco con el Social Media Marketing.

    Epitafio
    Innovó hasta el final, pero la muerte llegó a poner las cosas en su sitio.

    Foto, las jarras de Norman.

    Tuitéalo | Menéalo | Del.icio.us | Facebook | Suscríbete RSS

    noviembre 18, 2009

    ¿Reputación online o identidad digital?


    A raíz de una mesa redonda en Ficod sobre Reputación online de las marcas, en la que participo esta tarde, me han entrado ganas, como en los buenos tiempos, de dejar aquí mis notas/reflexiones en voz alta. Todo lo que aquí se expone, parte de la base de que nuestro producto o servicio es bueno. No tiene que ser excelente, allá cada cual. Pero al menos, no es un caso evidente de servicio malo, pésimo, desastroso, o de productos malos. Medir la reputación online en estos casos tiene poco sentido. Lo que hay que hacer es trabajar para conseguir un producto / servicios de calidad. Pero aún en el caso de un producto "bueno", nadie en su sano juicio desatendería la construcción de la "identidad digital " de una marca o una empresa.


    La escucha, sobrevalorada.

    - Escuchar está sobrevalorado. Me explico, escuchar es muy importante, pero es más importante hablar y escuchar. No nos limitemos a escuchar porrque corremos el riesgo de morir sabios y mudos. Tenemos dos orejas y una boca, pero en la boca hay una lengua. En las orejas no. La gente habla de lo importante que es escuchar, porque quieren que les escuchen, mientras ellos hablan.

    - La medición de la reputación online está sobrevalorada. Cuando se fundó DiceLaRed en 2001, las empresas "flipaban" con la tecnología. Les deslumbraba. Pero la realidad es que el presupuesto de investigación, frente al de publicidad y comunicación era (y sigue siendo) 10 a 1. La investigación mola, como demuestran los consabidos estudios que se realizan para obtener impactos en prensa. Los datos molan. Pero la gente es consciente que obtener datos tiene sentido si hacemos algo con ellos.

    - Las compañías pequeñas no existen si no hablan. La monitorización de medios sociales para la pequeña empresa es un desierto. Si no están activamente participando en la conversación, no les sirve para nada, porque nadie habla de ellos. Merece la pena hablar, y escuchar. Lo que se denomina, generalmente, conversar. Escuchamos dentro de la dinámica de la conversación.

    - Las grandes empresas se enfrentan al problema inverso, demasiado ruido. Tienen interés en monitorizar la reputación, pero esta práctica es de una complejidad enorme. Y las métricas (como ocurre con los niveles de servicio) sólo tienen sentido por comparación con la competencia, además de la evolución en el tiempo. Pero incluso la evolución carece de sentido sin un benchmarking permanente.


    La escucha, en su justa medida.

    - Los community managers deben escuchar y canalizar el feedback hacia dentro de la empresa. Eso es mucho más importante que medírsela (la reputación, me refiero) y que evaluar la identidad digital. Si hacen esto, la identidad digital de la empresa mejora, como por arte de magia.

    - Escuchar a los clientes y/o personas que se acercan a la marca. Atenderles y hablarles. Haciéndoles sentirse queridos.


    Construyendo la identidad digital

    - Cuidemos y hagamos crecer la comunidad entorno a nuestra marca. Un buen community manager, responsable de consolidar una sólida base de fans evangelistas alrededor. ¿Cómo? Contenidos y Cariño. (Descargar whitepaper sobre la función del community manager).

    - Medir, para mejorar. En este contexto de participación activa, tiene sentido medir para mejorar los esfuerzos de creación de identidad digital.

    - No hay opción, Social Media Marketing, sí o sí. Ojo con pensar que todavía se puede decidir si usar o no, los medios sociales. Ya no queda mucha elección. Últimos movimientos como Google Sidewiki o Social Search, son definitivos, porque están llevando, como Facebook, la componente social a todos los internautas .

    - Podría ser recomendable probar alguna herramienta de sentimiento. - Hay algunas sorprendentes (con pruebas en inglés) como Crimson Hexagon, Viral Heat o Tweetfeel. Interesante el listado en Mashable.


    Recomendaciones

    Para empresas pequeñas:

    - Comenzar a construir la identidad digital de una marca pequeña. 1) Investigar (una o dos semanas); 2) Comenzar a hablar (discretamente); 3) Seleccionar fuentes de contenidos; 4) Comenzar a escribir (discretamente); 5) Incentivar la conversación (interpelando); 6) Responder siempre; 7) Ampliar el número de campamentos sociales.

    Para empresas grandes:

    - Construye tu base de fans, y confía en que ellos te defiendan. A veces, una gran marca no debe entrar a un debate zafio que afecta a su reputación en cualquier medio social. Es mejor no responder, y en todo caso, esperar ayuda de tu base de fans. Claro, para eso hay que cuidar y hacer crecer una comunidad de la marca.

    Para ambas:

    - Monitorizar para ROI. Es importante monitorizar, pero principalmente para medir el ROI o la evolución de las acciones en medios sociales.

    - Importante no sobrerreaccionar, nunca. Pasarse puede llamar la atención de los demás y generar mucha más audiencia sobre el hecho que queríamos "ocultar".

    - Formentar la marca personal de los empleados, pero encargándoles que hagan crecer al mismo tiempo, la identidad digital de la marca corporativa, contribuyendo en medios sociales corporativos. Evitar que exista una sola "superestrella socialmediática", salvo que ésta sea el dueño. En todo caso, mejor que haya más de una.

    - Intensidad y dispersión. La viralidad de un rumor, debe medirse siempre en función de la intensidad y de la dispersión. La preocupación debe ser menor cuando un mensaje se queda en un silo informativo, por muy fuerte que parezca allí.


    Casos

    Algunos casos en España (tímidos, pero casos): Sgae, Ramoncín, Axpe, Pixmania, Ikea,


    Foto, yo mismo en flickr.

    Etiquetas: , ,


    Tuitéalo | Menéalo | Del.icio.us | Facebook | Suscríbete RSS

    noviembre 10, 2009

    Social Media: ¿evolución o revolución?

    [INTRO (no leer): He decidido retomar el camino del blogging, y encima, me he comprometido conmigo mismo a mantener una presencia más activa en eTc (lo digo aquí, de paso, para reforzar el compromiso). Los últimos dos meses han sido para mí una inmersión refrescante (de refrescar conceptos, vamos) en el mundo del Social Media, que tenía un poco anquilosado, sepultado bajo el peso de las webs para pymes. Lo cierto es que en herramientas e interés se ha avanzado mucho, pero hay conceptos teóricos que no han cambiado tanto desde mis tiempos de DiceLaRed y LastInfoo. Lo que es evidente, es que las empresas están mucho más receptivas, y me han vuelto a entrar ganas de volver a reflexionar sobre todo esto que se está cociendo. Todas estas cuitas mías, están yendo a parar a los resultados de los clientes de Territorio, y la mayor parte de mis desvelos los iré haciendo públicos en eTc y alguno aquí. En general, citaré los posts de eTc desde aquí, algo que no haré a la inversa, por alguna razón que desconozco.]


    Mi primer post en eTc sobre Social Media Marketing, ha versado sobre la definición del mismo. Se trata realmente de la visión que compartimos desde Territorio creativo: el Social Media Marketing es una nueva función corporativa que evalúa el impacto de los medios sociales para una empresa en particular, y los introduce conforme a dicha evaluación, en las componentes de la estrategia corporativa que tocan el marketing, como son la publicidad, la comunicación, el desarrollo de producto (e investigación de mercado), y la atención al cliente (y la fidelización).

    Y además, hemos enunciado cinco creencias: que esto es una revolución, que no es ni publicidad ni comunicación, sino todo lo contrario; que desde luego, el SMM no es "hacer publicidad" en medios sociales, y por tanto no puede ser comparado con otras "disciplinas" del marketing online, y que esto no es ninguna moda.

    En el post "Social Media Marketing, según nuestro evangelio" encontraréis todos los detalles.

    Aquí sólo me gustaría incidir en una de las reflexiones del post original. Hemos dicho que creemos que esto de los medios sociales es una revolución, no una evolución. Recuerdo que en mis tiempos de "consultor e-Business" en PwC, se decía que el e-Business era una e-volución: usar la conectividad que proporcionaba Internet para hacer evolucionar las funciones de la empresa, entre ellas, las comunicaciones a lo largo de la cadena de suministro. Evidentemente, en aquella época Internet se consideraba un medio de publicación uno a muchos, o una plataforma de transmisión de información. Es decir, una evolución.
    Sin embargo, lo que está pasando con la web 2.0 tiene poco que ver con eso. Lo que está pasando es que la publicidad y la comunicación corporativa tradicional, pierden efectividad, y que los medios de toda la vida, pierden tiempo de consumo. En algunos segmentos de la población, lo pierden casi todo. Así pues, la única posibilidad que tiene la empresa a la hora de seguir trabajando para difundir sus mensajes, es ir comprendiendo los códigos encriptados de la cultura 2.0. Y eso significa "revolución". Cuando desde hace 100 años, la publicidad ha funcionado con formatos que ahora se desmoran, y ahora los nuevos medios no admiten fácilmente el concepto "publicidad", la función publicidad "no evoluciona". Debe transformarse. Y aunque sigan quedando muchos espacios publicitarios que gestionar (y que nunca desaparecerán), el juego más interesante y arriesgado, se jugará allí donde la publicidad no suele ser tan bien recibida: los medios sociales.


    Si las empresas no comprenden que se enfrentan a una revolución, se conformarán con poner anuncios en Facebook o enviar notas de prensa a los bloggers. Y así les (nos) irá.

    Pues eso, nosotros creemos que revolución. ¿Y vosotros?

    Tuitéalo | Menéalo | Del.icio.us | Facebook | Suscríbete RSS

    noviembre 05, 2009

    Se busca: Social Media Expert (checklist)

    Es evidente que se ha puesto de moda el perfil del analisto del Social Media, Social Media Strategist o como se quiera denominar. YO, que sólo me etiqueté como tal una vez, para colarme en una fiesta privada de una agencia de moda, creo que muchos están queriendo aprovecharse del tirón, para confundir y sacar tajada. Así que YO, que en absoluto estoy interesado por la etiqueta, quería exponer mis 25 puntos para "descartar" a los falsos expertos, destilados de la experiencia ajena:


    1) No hablan español, inglés, francés y alemán. De qué ni cuándo un experto en comunicación y marketing no va a controlar al menos, cuatro idiomas.

    2) No tienen un blog creado antes del 2005, año en que como todos saben los blogs se pusieron de moda en España.

    3) No fundaron una de las primeras empresas de monitorización de medios sociales en el mundo, en el año 2001. Fecha por otro lado, en la que había poco que monitorizar, pero ya se sabe que por entonces, los pioneros leían ya el código de la "matrix social".

    4) No se pelearon con la directora de comunicación de la segunda firma de software empresarial a nivel mundial, para que el blog tecnológico para pymes que le habían vendido, incluyese noticias de la primera firma de software empresarial a nivel mundial.

    5) No crearon en 2005 (recordemos, año en que el blogging comenzaba a cobrar fuerza), un aburrido blog de marketing que hoy siga vivo y coleando y entre los 50 primeros blogs españoles, nadie sabe cómo.

    6) No le contaron a Acebes en su despacho -mientras este dormitaba con gran atención- antes del 2005 (recuerden), sobre la revolución de la web 2.0.

    7) No escriben en su blog como mínimo 2 veces al día. Se puede exceptuar en este punto, a los visionarios que crearon su blog antes del 2005.

    8) No tiene experiencia real en venderle a las empresas en el año 2003, que los consumidores estaban hablando de su marca en foros y blogs (eso-ké-lo-ké), y que las empresas les manden a tomar viento, soportando estoicamente la tempestad y con una medio sonrisa, pensar: "ya volveréis a mí".

    9) No crearon su Twitter antes de abril de 2007, que como todos saben, fue cuando Twitter empezó a masificarse y a polucionarse con tonterías y retuits.

    10) No pronosticaron antes de que Facebook llegase a España, que la red social ganadora sería aquella que permitiese a sus usuarios integrar Flickr y Youtube vía APIs y aplicaciones externas.

    11) No aseguraron en una entrevista a la prensa en 2003, que las redes sociales no servían para nada y que no tenían futuro.

    12) No miraron con benevolencia a los chavales que iban llegando a la blogocosa y les dieron consejitos de ánimo tipo "ya verás como tienes mucho éxito con tu blog".

    13) No estuvieron en el mítico OME de Palma de Mallorca. Todo el que es alguien (o quiere serlo) en Internet, estuvo allí.

    14) No twittean maleducadamente en presencia de otras personas, absortos en su iPhone.

    15) No saben lo que significa analizar miles y miles de mensajes, clasificándolos de positivos, negativos y neutros, para un partido político en las elecciones gallegas de 2004.

    16) No escribieron en 2003 algún artículo en Harvard Deusto Marketing y Ventas, sobre lo importante que es escuchar lo que la gente dice en Internet. Artículo que nadie leyera más allá del cuarto párrafo.

    17) No han soportado ver caer Soitu, y han puesto sus barbas a remojo.

    18) No saben qué es bloglines, no tuvieron perfil en Friendster, ni saben lo que es OpenBC.

    19) De marketing, saben poco más de lo que leen en el blog y los libros de Seth Godin, al que retuitean compulsivamente para ver si les firma un autógrafo.

    20) No han trabajado 5 años como consultores en grandes proyectos de transformación empresarial, lo cual les ha transformado para siempre, por ejemplo, en su forma de hablar.

    21) No repiten compulsivamente que lo importante es escuchar, y escuchar, sin dejar hablar a los demás.

    22) Creen que los KPIs son interfaces abiertas para desarrollar aplicaciones de Twitter.

    23) No han abandonado prácticamente su blog, y han creado un posterous, porque lo que mola ahora es el livestreaming.

    24) No se han hecho un implante cerebral para condensar slogans de 140 caracteres.

    25) No temen a Territorio creativo ;-)


    Adjunto además 5 no imprescindibles, pero recomendables:

    26) Sus hijas no se comunican con él por Tuenti.

    27) No hicieron un año de erasmus en París, donde conocieron a su actual mujer, y ahora pasan los veranos en el Báltico, que como muchos saben es la cuna de la civilización europea bárbara, que posibilitó en parte el advenimiento de creadores de Skype.

    28) No llevan siempre colgando un mac, en una bolsa Crumpler, que es lo más de lo más.

    29) No hacen predicciones tecnológicas para años venideros, como el que hace listas de la compra.

    30) No presumen de no saber quién es Belén Estaban.


    Ahí las tenéis. Cuando alguien os quiera vender algo relacionado con Social Media Marketing, pasadle por el cuarto grado. Ya veréis cómo les tiemblan las piernas, tienen sudores fríos y bajan la vista haciendo que han recibido un correo muy importante en su "blackberry".




    Actualización 6 nov

    Este post es un intento serio de reírme de mí mismo. El debate "permanente" en USA, sobre los supuestos "expertos" en Social Media, cansa. Yo mismo tuiteaba esta semana, que no hay nadie que se queje de los "falsos" expertos, que no se considere el mismo un experto. ¿Y dónde está la certificadora de expertos? Como no quiero caer en la misma tentación yo mismo, he escrito este post, para exorcizar mis ínfulas de Experto Social Media.
    Escribo esta actualización, porque vamos muy rápidos en este mundo sobresaturado de info, y a veces la ironía puede ser demasiado sutil como para captarla en toda su dimensión.

    Tuitéalo | Menéalo | Del.icio.us | Facebook | Suscríbete RSS

    noviembre 01, 2009

    ¿Los niños y los ancianos primero?

    titanic

    No creo que queden muchas dudas ya sobre la colosal crisis a la se enfrentan los medios tradicionales, arrastrados por la maldición de Internet. Crisis que se está llevando consigo a todo el sector publicitario (medios, anunciantes y agencia). Es evidente que la publicidad tradicional es un gran barco que se hunde, y del que todo anunciante quiere escapar antes o después.

    No quiero decir con esto que la televisión, la radio o la prensa no funcionen como medios publicitarios hoy. Funcionan y en algunos casos, todavía funcionan bien. Pero cada vez lo hacen peor. Especialmente con la carne fresca, uno de los targets más preciados en el mercado.
    Incluso algunos artilugios de la publicidad online funcionan también cada vez peor.

    El Social Media Marketing es una balsa, un bote salvavidas al que nos arrojamos cuando el trasatlántico se hunde, y buscamos desesperadamente algo a lo que agarrarnos para no irnos al fondo con él. El dilema es que no sabemos si nos conducirá a una isla o si terminaremos muriendo de hambre y sed.

    El Marketing en Medios Sociales es una promesa. El problema es que el barco se hunde, y sólo nos quedan dos opciones: hundirnos con él, o subirnos a un bote casi por diseñar, con la esperanza de encontrar tierra firme.

    Niños y ancianos primero.


    Foto Stebox78

    Tuitéalo | Menéalo | Del.icio.us | Facebook | Suscríbete RSS
    Otros artículos seleccionados