<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9235472\x26blogName\x3dAblad%C3%ADas+de+Fernando+Polo\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://abladias.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://abladias.blogspot.com/\x26vt\x3d2983554522547810084', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
  • Inicio
  • TcBlog
  • Mi empresa
  • Sobre mí
  • Contacta

  • Hola, soy Fernando Polo, y este es mi blog (?), que actualizo periódicamente. Si has llegado hasta aquí siguiendo un link y te interesa lo que lees, quizá te apetezca suscribirte a mi RSS (?). O seguirme en Twittter (?).

    julio 03, 2009

    El mito de la conversación

    cajas de pollos

    Sí, nos hemos leído el jodido cluetrain manifiesto. Hasta la saciedad.

    Y como en la nueva religión no puede haber un Sumo Pontífice, único intérprete de las sagradas escrituras, cada predicador ha tergiversado lo que le ha venido en gana. Y ahora todos somos curas.

    Hemos creído que un gallinero es una conversación, o mejor dicho, adoramos por igual la conversación y el gallinero. El debate asíncrono, los 140 caracteres, la lírica y la épica, la reflexión y los 59 segundos. Totum revolutum.

    Elevamos la conversación (o el gallinero) a dogma de fe. Y no basta escuchar, hay que "piar". A los que sólo escuchan, les miramos como a ladrones de almas (los que no escuchan son bárbaros).

    Los adoradores del dios Google nos han convencido de que tenemos que vomitar contenido continuamente si queremos alcanzar la gloria. Es la Nación Google. Nadie se acordará de nosotros si permanecemos callados.

    En este nuevo orden, no se nos niega la entrada ni se nos sugiere el retiro. La democracia (dictadura) del contenido nos hace a todos pontífices, estemos o no ungidos con la gracia de la palabra y la reflexión.

    Hay que ser muy fuerte hoy día, para erigirse en censores de nosotros mismos y aprender a callar cuando no hay nada que decir. Alcanzaríamos la sabiduría y el respeto social hablando sólo cuando es necesario. Replanteándonos la necesidad de hacer continuos "pings" a la red. La urgencia de volver a apreciar la belleza del silencio.

    Foto Martin Ujlaki

    Tuitéalo | Menéalo | Del.icio.us | Facebook | Suscríbete RSS

    17 Comentarios:

    Blogger Ismael Peña-López dijo ...

    Seguramente hemos de aprender a "estar en" la Red sin necesidad de "ser la" Red (en el peor sentido de "yo soy la Red", "nosotros, (los que hablamos por todos y cada uno de) los internatutas", etc.)

    Interesante reflexión :)

    julio 03, 2009 11:01 a. m.  
    Blogger Alberto dijo ...

    ¿Pero es que hay que ser diferente en este mundo de como se es en el otro?

    ¿Dónde aparece la personalidad real?

    Quien contiene su lengua ¿no sabrá contener sus dedos? Quien escucha y reflexiona antes de hablar ¿no leerá y madurará su opinión antes de escribir?

    Esto es sólo una evolución amplificada de la conversación del siglo pasado.

    Antes unos pocos aspiraban a lograr la mayor audiencia posible en publicaciones de gran tirada, radio o televisión. Hoy esos se unen a esa Nación Google.

    El resto conversaban en el bar con los conocidos y, como mucho, aspiraban a su pequeño momento de gloria en las Cartas al Director.
    Hay el bar ha cambiado. No ponen tapas, pero cabe más gente.

    ¿Realmente ha cambiado todo tanto?

    julio 03, 2009 11:24 a. m.  
    Anonymous Luis García de la Fuente dijo ...

    bravo

    julio 03, 2009 12:13 p. m.  
    Blogger Marc Cortés dijo ...

    es que ruido y conversación son dos cosas distintas...y ultimamente el ruido no nos deja escuchar la conversación

    julio 03, 2009 1:35 p. m.  
    Blogger Rudy Spillman dijo ...

    He disfrutado tu texto como hacía rato no lo hacía. No basta con decir cosas ciertas, hay que saber decirlas y llegar a la sensibilidad y comprensión de las mayorías.
    Y ya me callo, no tengo más que decir (no vaya a ser que empiezas a darme con un caño).
    Un saludo.

    julio 03, 2009 2:42 p. m.  
    Anonymous Juan Luis Polo dijo ...

    Y los bancos nos convencieron de que el cielo era tener una hipoteca... así son las cosas.

    Pero ahora que estamos aquí, suscribo lo dicho por Luis G de la Fuente: si tienes que crear contenido, que sea sobre tu negocio.

    julio 03, 2009 5:32 p. m.  
    Anonymous Fernando Summers dijo ...

    Y no te engañes, tampoco nadie se acordará de nosotros si conversamos entre tanto ruido... ni siquiera entre tanta conversación, pero eso es parte de la belleza no?

    julio 03, 2009 6:21 p. m.  
    Blogger Xavi B. dijo ...

    En unas ocasiones se confunde la cháchara con la conversación y en otras, pensamos que tenemos autoridad (credibilidad) para conversar sobre cualquier tema.

    Deberíamos hecer caso a Borges cuando dijo aquello de que "No hables al menos que puedas mejorar el silencio" y a la sabiduría popular: Zapatero a tus zapatos.

    Genial como siempre Fernando. Gracias por no haber guardado silencio!

    julio 03, 2009 7:14 p. m.  
    Anonymous roymar_es dijo ...

    Completamente de acuerdo. Aportar contenidos no es decir que me estoy comiendo un helado. Tener muchos seguidores no importa sino tener conversaciones útiles

    julio 03, 2009 9:27 p. m.  
    Anonymous Silvia dijo ...

    Ciertamente. Hay que aprender a callar, lo cual puede ser mucho más difícil que aprender a hablar.

    julio 03, 2009 9:36 p. m.  
    Anonymous Valentín Pedrosa dijo ...

    Ni le sobra ni le falta. Muy bien escrito. Eficaz, magnífico.

    julio 03, 2009 10:14 p. m.  
    Anonymous Anónimo dijo ...

    Pues tú bien que has metido ruido.... no has parado de cacarear... y lo malo es que lo tuyo no tiene solución ni callándote...

    julio 03, 2009 10:53 p. m.  
    Anonymous Cuasante dijo ...

    Estoy de acuerdo con Marc y con Fernando Summers. Es cierto que existe demasiado contenido intrascendente (ruido) que nos distrae y nos aleja del objeto de nuestra búsqueda (el famoso ruido). Ahora el siguiente paso en el 2ptocerismo, no será tanto el contenido como los filtros que nos dirijan hacia la información de calidad, ya sea empresarial o personal.
    Y no te metas con las 95 tesis, que no veas que lagrimones me echo con ellas.
    Un saludo

    julio 03, 2009 11:33 p. m.  
    Blogger Fernando Polo dijo ...

    Alberto,

    Tú y yo ya hemos discutido de esto mucho, y efectivamente el cambio quizá no sea sustancial sino cuantitativo.
    Porque estas tecnologías que nos molan, lo amplifican todo y nos hacen consumir "tiempo", ese bien tan preciado del que todos tenemos la misma cantidad (más o menos).

    Si antes, teníamos al típico pesado de bar, dando la lata a 5 personas en la barra, ahora este pesado tiene la posibilidad de crearse una audiencia enorme, y dar la lata a cientos sino miles. Y aunque puedes no leerlo, filtrar lo que sí y lo que no también consume mucho tiempo.

    julio 04, 2009 9:07 a. m.  
    Blogger Fernando Polo dijo ...

    Marc,

    Creo que la conversación "online" es generalmente ruido. El problema, precisamente, es que las tecnologías que tanto nos gustan, no dejan discernir fácilmente señal de ruido. Existen diferencias entre: charla, debate, reflexión, discusión, ensayo, artículo, cita, ... Y en esas entidades, los niveles de señal son muy diferentes, y resulta que en todo esto que estamos viviendo, está todo mezclado. A veces queremos aprender, y nos enzarzamos en una charla trivial siguiendo un link atractivo. A veces queremos conversar ligeramente con un amigo, y alguien se acerca buscando enseñanzas, pero nuestros diálogos no son de Platón.

    Todo mezclado, es el problema. Antes era más fácil, las conversaciones se mantenían en los chats, y no tenían pinta de trascendentales. Ahora, es todo un follón.

    julio 04, 2009 9:12 a. m.  
    Anonymous Javier dijo ...

    Muy grande, como siempre tus posts son obras de arte, pequeñas joyas. Tienen tanta proporción de arte como de reflexión.

    julio 30, 2009 12:37 p. m.  
    Blogger Fernando Polo dijo ...

    Javier,

    Tú haz como que no nos conocemos, eh? ;-))) Me alegra que te haya gustado.

    julio 31, 2009 8:04 a. m.  

    Deja tu comentario


    << Inicio