<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9235472\x26blogName\x3dAblad%C3%ADas+de+Fernando+Polo\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://abladias.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://abladias.blogspot.com/\x26vt\x3d2983554522547810084', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
  • Inicio
  • TcBlog
  • Mi empresa
  • Sobre mí
  • Contacta

  • Hola, soy Fernando Polo, y este es mi blog (?), que actualizo periódicamente. Si has llegado hasta aquí siguiendo un link y te interesa lo que lees, quizá te apetezca suscribirte a mi RSS (?). O seguirme en Twittter (?).

    abril 10, 2007

    Censura sin límites (uséase, código ético)

    En las dos últimas semanas, la blogosfera anglosajona, esto es, los blogs que cuentan, los que tienen muchas visitas, los de los tíos influyentes (o más leídos, según quien lo mire), es decir, ni una milésima parte de todos los blogs escritos en inglés, se ha visto convulsionada por un caso de "mobbing" virtual. Kathy Sierra, una blogger conocida en su ámbito, se vio acosada por comentarios en su propio blog y posts en otros blogs, con insultos y hasta montajes fotográficos de índole sexual. Algo no muy agradable, que sacó a Kathy de sus casillas, y la llevó a atacar directamente a Chris Locke (co-autor de El Cluetrain manifiesto), como co-autor de uno de los blogs en el que aparecían las imágenes en cuestión.

    A partir de ese momento, la cosa saltó a la CNN y a portadas de periódicos online (igualito que aquí, vamos), y una miríada de buenos samaritanos, empezaron a defender a Kathy subiendo la presión contra los niños malos de Internet. A propósito del tema, Tim O'Reilly se ha descolgado (no es el primero, ni será el último) con un código ético que parece debiéramos firmar todos los mortales con blog (o sin). Enrique Dans lo apoya sin ambages (de Ugarte también). Yo lo detesto sin ambages una vez más (y de esto hace ya un par de años).

    Detesto cualquier código ético venido de moralistas sin alzacuellos porque:
    1. La ética es los suficientemente compleja como para ser resumida en un bonito listado de puntos bien escritos o mejor intencionados.
    2. No permitir comentarios anónimos en un blog no se alinearía con alguno de los más insignes principios democráticos, donde sin ir más lejos, el voto es anónimo. La falta de anonimato, se acerca más a las prácticas de los estados intervencionistas (aproximándose a totalitarios), que a una privacidad bien entendida. Anónimos sí, gracias. Y que tiemblen los poderes establecidos.
    3. Me cuesta hacerme responsable de mis palabras, como para hacerme responsable de los comentarios de mis lectores. Eso, y colgarme el cartel de censor, sería todo uno. Si un lector hace un comentario que me ataca (a mí, o a un amigo) recurriendo al insulto o la mentira, lo borro sin dilación. Me da igual, es mi casa y en mi casa mando yo. Pero interpretar o juzgar la "moralidad o ética" de un comentario que roza o no, la ilegalidad... Siento no haber estudiado para juez.
    4. Si fuera tan sencillo etiquetar a un lector de "troll" estaríamos hablando de infantilismo virtual. Las etiquetas, para las aplicaciones web 2.0. La gente viene a discutir, charlar, conversar, a veces con ganas de fastidiar, otras veces de buenas maneras. Hasta un troll beligerante puede tener derecho a réplica en un momento dado.
    5. Por supuesto que digo cosas online que no diría cara a cara. También hablo por teléfono de forma diferente a como hablo en público, y en privado, con mi mujer. El medio moldea el mensaje. Ineludiblemente. Pensar que no debemos decir online, cosas que no diríamos cara a cara, es una majadería, porque todo el mundo lo hace, y lo hacía antes de que Internet existiera. O es que nadie habla sobre otra persona de forma diferente con un grupo de gente, que estando él presente.
    6. Siempre me han fastidiado los moralistas, no puedo evitarlo.


    Imagino que disculparéis pues, que con el río así de revuelto, yo no me acerque a firmar ningún manifiesto blog, ¿no? Lo que no quita para que no respete a quien lo haga, o que apoye en manera alguna a los descerebrados que se dedican a insultar, vejar o despotricar online (u offline).

    Actualización 13.27h
    La conversación en la blogosfera hispana.
    Ilustres en contra:

    Ilustres a favor:


    Actualización 11 abril
    Me gusta especialmente esta frase de Mike Arrington: "... whenever someone, no matter how much I respect them, tries to tell me what I can and cannot do by defining “civility” around their own ideals, I tense up. It feels like a big angry mob is arming itself to the teeth and looking for targets, and I need to choose whether I’m with them or against them."

    A la que llegué vía Tecnorantes.

    Por cierto, O'Reilly sigue, erre que erre.

    Enrique también ha puntualizado sobre el uso de la fea palabra "censura". Y le he dado la razón sobre el maniqueísmo de contraponer código ético con censura. Eso no quita para que el término código ético también sea inapropiado, pues no puede haber un código único, y cada cual responderá a su propia ética. Y si yo no me acojo a un código, no dejaré de comportarme éticamente por ello.

    Tuitéalo | Menéalo | Del.icio.us | Facebook | Suscríbete RSS

    8 Comentarios:

    Blogger Juan Luis [eTc] dijo ...

    Yo tampoco lo firmaré. Más que nada porque las buenas maneras se enseñan en el hogar y en el colegio, durante el inevitable (y deseable) proceso de socialización. Después se nos suponen, como el valor.

    Que cada uno sea responsable de sus actos y apechugue con ellos. Y que no se coarte el único derecho, por él que merece la pena pelear, el de la libre expresión.

    "Malos tiempos para la libertad" parafraseando y reinterpretando a Golpes Bajos.

    Por cierto, me adhiero también a la definición "moralistas sin alzacuellos".

    abril 10, 2007 7:50 a. m.  
    Anonymous Daniel Basteiro dijo ...

    Enhorabuena por el post. Supongo que se quedará en un intento, como casi todo lo que implica poner puertas al campo. Con todo, la libertad de internet sigue ahí, por el momento, y cada uno puede decidir en donde quiere federar.

    abril 10, 2007 10:11 a. m.  
    Blogger FerN dijo ...

    Lo cierto es que no creo que pase de otro intento más. Es que imponer códigos es algo que se cae por su propio peso.

    Cada cual su código de conducta, como en la vida real, vamos.

    abril 10, 2007 1:36 p. m.  
    Blogger Wilhelm Lappe dijo ...

    A mi tampoco me gustan esos "manifiestos" creo que cada cual hace las cosas como quiere, y mi ética, moralidad o como queramos llamarlo se verá por lo que hago y por lo que digo... ese es mi particular manifiesto, mi forma de hacer las cosas.

    En cuanto a lo de comentarios estoy de acuerdo contigo, aunque comprendo que haya quien se sienta desbordado por los troll.

    Si algo tienen de bueno los blogs es lo que dices, hacer lo que te da la gana que para eso es tuyo, y no tengo ganas de firmar otras cosas.

    abril 10, 2007 1:37 p. m.  
    Anonymous marmolillo dijo ...

    Este "código ético" es una subnormalidad, alabo tu facilidad de escritura para ponerte en contra de la iniciativa con tanto tacto como para no usar expresiones adecuadas al caso tales como "retrasados mentales", "más cortos que las mangas de un chaleco" o "cortedad de luces".
    Felicidades por la entrada.

    abril 10, 2007 9:35 p. m.  
    Anonymous M@x dijo ...

    cuidao! que cuando en el "debate" se discute si sería bueno o no cortar brazos ... al final a alguien le cortan el brazo.

    Esto de los códigos éticos es como la resaca ... cada cierto tiempo vuelve - con ¿fortuita? cadencia - y es muy del gusto de los "anglos".

    Ya escribí en su día sobre el particular, y sigo opinando lo mismo. Si a alguien le insultan, amenazan o vilipendian que lo denuncie; pero que se utilice esa excusa para imponernos códigos éticos a los PARTICULARES ... no me pone ;)

    Como dice Juan Luis cada uno es responsable de sus actos y - añado - a este lado del Atlántico tenemos soluciones jurídicas "mu viejas" pero muy "robustas".

    Los códigos de conducta para los que andan escasos de tradición jurídica positiva no digo que no; pero aquí, a lo sumo, un buen arbitraje "on line" más que suficiente.

    abril 10, 2007 9:47 p. m.  
    Anonymous Anónimo dijo ...

    Rozan la ignorancia, por ser benévola con Ustedes. Confunden democracia y libertad de expresión con delito.Por ejemplo , las calumnias y las injurias, son delito, y si se comenten en internet no dejan de serlo, lo son como lo es que se cometa por otro medio de comunicación, con el agravante de tener internet mayor "audiencia". Dios quiera no posean Ustedes una empresa,a la que la competencia quiera eliminar, escribiendo cualquier mentira de Ustedes, haciendose pasar por consumidores lesionados por ejemplo y ustedes no puedan defenderse, porque el autor no existe, se esconde tras un nick.A expresarse señores!!!, pero a hacerse responsables...si Usted no puede responsabilizarse, vea a un psicólogo, aun no ha madurado, no es hombre. Internet es un medio de comunicación y debe regularse, y lo mismo que el propietario de un periódico, el de un blog es responsable, y punto.

    septiembre 30, 2007 2:05 a. m.  
    Blogger FerN dijo ...

    Estimada Anónimo,

    Puesto que ha rozado usted el insulto (no sólo hacia mí, sino también hacia los lectores que han tenido a bien comentar este artículo), he estado rozando la posibilidad de borrar su comentario, que abandonado bajo la impunidad del anonimato, nos deja sin posibilidad de injuria real a su persona.

    Sin embargo, yo no quiero responsabilizarme de mi blog, así pues, dejo el comentario para que posteriores lectores decidan si merece o no merece la pena tener a bien su afirmación.

    septiembre 30, 2007 11:17 a. m.  

    Deja tu comentario


    << Inicio