<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9235472\x26blogName\x3dAblad%C3%ADas+de+Fernando+Polo\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://abladias.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://abladias.blogspot.com/\x26vt\x3d2983554522547810084', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
  • Inicio
  • TcBlog
  • Mi empresa
  • Sobre mí
  • Contacta

  • Hola, soy Fernando Polo, y este es mi blog (?), que actualizo periódicamente. Si has llegado hasta aquí siguiendo un link y te interesa lo que lees, quizá te apetezca suscribirte a mi RSS (?). O seguirme en Twittter (?).

    julio 20, 2006

    Jugando a mover el mundo

    Voy al grano (sin pompa), y luego pongo los links que me han llevado a la reflexión.

    ¿Quiero mover el mundo?

    Por un lado la teoría que dice:
    1) Sin convicción, no muevo el mundo.
    2) Sin pasión, no hay convicción.
    3) Sin fé, olvida la pasión.
    4) Sin autosugestión, imposible la fé.
    5) O creo en lo que hago, o el mundo no lo muevo yo.

    Por otro, la que expone Sartre y comenta José Antonio Marina en Elogio y refutación del ingenio:
    Sartre: “He podido hacer teatro, o experimentar lo patético, lo angustioso o lo alegre. Pero nunca jamás he conocido la seriedad. Mi vida entera no ha sido más que un juego, a veces prolongado, fastidioso, a veces de mal gusto, pero juego al fin y al cabo, y esta guerra no es para mí más que un juego. Lo real tiene cierta consistencia que le da un aspecto de gelatina espesa, y que, a Dios gracias, desconozco”
    Marina: ¿Por qué esta violenta repulsa de la seriedad? El hombre serio no tiene conciencia de su libertad. En cambio, desde el momento en que el hombre se percibe como libre y quiere usar su libertad, juega.


    ¿Creo realmente en lo que hago?

    Ahora mismo estaría más cerca de afirmar que intento olvidar que no creo cada día que pasa. De esta forma, llego a creerme que creo, y así puedo darle empujoncitos al mundo. Debería "jugar a que creo", pero el juego no me atrae.

    Apenas hará 10 años, no me creía nada de lo que hacía. Ahí sí que jugaba. Pero la impostura de mi ego profesional se mantuvo (¿mantiene?) cinco largos años, jugando a parecer que creía en lo que hacía, pero jugando mal y rodeado de gente que cree "seriamente" en lo que hace, y por tanto, mueve el mundo (aun sin ser conscientes de su libertad). Si yo no creo en lo que hago, mi falta de pasión repercutirá en mi capacidad para motivar a otros, quedándome así en un triste segundo plano. El cruel mundo de los negocios imponía su tiranía: o crees en mí, o no perteneces a mi onda.

    Hará 4 años -en breve-, decidí que si había que jugar a creer, al menos tendría que buscarme algo en lo que pudiera creer (aún con tímida e incipiente fe). Lo busqué y lo encontré. Hará año y pico, me desligué ligeramente y jugué a ser ateo. Pero sabía que lo real era apenas un lapso, unas vacaciones, un sabático paseo por un terreno que no me pertenecía. Ahora, entre el agnosticismo y la fe, dudo. A veces me creo que creo, a veces no me planteo la pregunta, para parecer que creo. A veces soy incluso capaz de engañar a los que me rodean, cuando el juego me seduce. Y ahí estoy, jugando como puedo a creer para mover el mundo.

    El porqué de esta reflexión

    La defensa que Rogelio Bernal hacía de Enrique Dans, diciendo que éste no se ríe del personal (argumento de un tal Luis en un comentario anterior) porque "cree en lo que hace, aunque parezca surrealista" (la historia completa en este hilo de comentarios).

    Los comentarios venían de este inteligente (y ácido) post (y en algunos casos, traído por los pelos), o mejor dicho contra-post de Rogelio, sobre una serie de tonterías acerca de cómo no convertirse en un fracaso 2.0, que por otro lado alababan José A. del Moral, y Julio Alonso.

    Tuitéalo | Menéalo | Del.icio.us | Facebook | Suscríbete RSS

    2 Comentarios:

    Anonymous Anónimo dijo ...

    Me da una enorme pereza leer el post completo... sobre todo si empieza con una reiterada falta ortográfica en "fe", que no sé por qué lleva tilde. Pero también porque el inicio es demasiado pretencioso. Aunque quizá no soy tu lector-objetivo (y perdón por el palabro).

    julio 24, 2006 1:42 p. m.  
    Anonymous fern dijo ...

    Como no te identificas, no sé si eres mi lector objetivo.

    La falta de ortografía en fe, es común. No sé la edad que tiene, pero viene del franquismo. Antes se usaban tildes en los monosílabos, algo que luego se eliminó para dejarlo sólo en las tildes diacríticas. No es excusa, pero es una explicación sencilla.

    El simple hecho de escribir un blog, y "pretender" que te lean ya es pretencioso, así que no me aportas mucho con tu comentario.

    julio 24, 2006 1:47 p. m.  

    Deja tu comentario


    << Inicio