<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9235472\x26blogName\x3dAblad%C3%ADas+de+Fernando+Polo\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://abladias.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://abladias.blogspot.com/\x26vt\x3d2983554522547810084', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
  • Inicio
  • TcBlog
  • Mi empresa
  • Sobre mí
  • Contacta

  • Hola, soy Fernando Polo, y este es mi blog (?), que actualizo periódicamente. Si has llegado hasta aquí siguiendo un link y te interesa lo que lees, quizá te apetezca suscribirte a mi RSS (?). O seguirme en Twittter (?).

    abril 19, 2005

    Descerebrados manifestándose en defensa del Doctor Muerte

    Soy defensor de la eutanasia y recomiendo leer a Salvador Pániker, para comprender mejor lo que significa el "derecho a morir dignamente".

    Pero lo de hoy en Madrid no tiene nombre. O quizá sí. Mierda. Demagogia. Basura. Estiércol. Un poco más profundo en la mierda, si cabe, se hunde la clase política (que ni es una clase ni tiene nada de clase).
    ¿Qué coño tendrá que ver la sanidad pública con la defensa de un Doctor Muerte venido a más o a menos -depende con el prisma desde el que se mire?
    ¿Cómo pueden tener la osadía de salir a defender a un asesino con tintes de verdugo mesiánico, unos políticachos y sus bufones, arropando su insulto con la bandera de la sanidad? ¿Cómo se atreven a reírse en la cara de los familiares que están demandando a este funesto personaje, familiares que no fueron preguntados cuando se decidió finiquitar el dolor de los pacientes con la muerte casi segura de la morfina?

    Por favor, que se vayan. Que se vayan todos y me dejen solo en mi perplejismo.

    Link

    Actualización Miércoles 20 abril:
    Aquí se puede descargar el testamento vital (autorizando personalmente la eutanasia), para evitar que otros lo decidan por ti.
    Aunque la eutanasia no está legalizada, algunos puntos sobre la voluntad del enfermo (como a que te prolonguen la vida de manera artificial) están contemplados, si mal no recuerdo.

    Tuitéalo | Menéalo | Del.icio.us | Facebook | Suscríbete RSS

    8 Comentarios:

    Anonymous Anónimo dijo ...

    Creo que estás muy mal informado

    abril 20, 2005 9:04 a. m.  
    Blogger FerN dijo ...

    Quizá no sea sólo yo el que está mal informado.

    En El Mundo, 11 de abril:
    El 89,42% de los pacientes fallecidos que fueron sedados en el servicio de Urgencias que dirigía el doctor Luis Montes en el Hospital Severo Ochoa de Leganés (Madrid) murió antes de que transcurrieran 24 horas tras el inicio de la sedación, según publica hoy EL MUNDO.

    Los datos del Libro de Registro de Urgencias del Severo Ochoa entre el 1 de enero de 2002 y el 5 de abril de 2005 indican que en los dos últimos años, entre marzo de 2003 y marzo de 2005, fallecieron en este servicio 458 pacientes. De ellos, 274 (el 59,83% del total) recibieron sedación terminal.

    Según fuentes médicas consultadas por EL MUNDO, "no es habitual este alto porcentaje de sedaciones con resultado de muerte en Urgencias".

    En muchas de las sedaciones —al menos 57 de ellas en 2004— no existía constancia de que los familiares hubieran dado su consentimiento informado.

    En el Libro de Registro de Urgencias aparece centenares de veces la indicación "798.2 Muerte en 24 horas desde el inicio de s. [la sedación]", apunte que comenzó a incluirse en 2003, cuando la Comisión de Mortalidad del centro halló cuatro casos de fallecimientos calificados por fuentes del centro como "extrañísimos".

    A lo largo de 2002, la Comisión, compuesta por 13 facultativos de las diversas áreas del Severo Ochoa, no se reunió por diversos cambios y dimisiones en el hospital y en el propio órgano de control.

    Cuando en febrero de 2003 retomó su trabajo habitual, sus integrantes se repartieron las historias de todos los fallecimientos en Urgencias de las semanas previas y, dos meses más tarde, saltó la alarma ante cuatro casos extraños.

    "La Comisión encuentra además algunos casos de muerte en posible relación con tratamiento farmacológico, todos con el propósito de sedación terminal. Se discuten las indicaciones de la sedación terminal. Se decide por la Comisión evaluar las historias de los fallecidos en esas condiciones para tener más datos sobre este tema", señala el informe.

    abril 20, 2005 9:43 a. m.  
    Anonymous Epaminondas Pantulis dijo ...

    Espero que me seden, a mí y a mis familiares. Y mucho.

    abril 20, 2005 10:44 a. m.  
    Blogger Libero dijo ...

    Y a mí también. Pero bajo testamento vital.
    Y no porque a un iluminado burocrata se le mete en la cabeza hacerlo sin preguntarme ni a mí, ni a mis familiares.

    abril 20, 2005 11:21 a. m.  
    Anonymous Anónimo dijo ...

    Siempre es interesante contrastar las informaciones con otros medios. Que la percepción de la realidad sea la que propone el mundo es un poco limitarse bastante.

    abril 20, 2005 12:49 p. m.  
    Blogger FerN dijo ...

    Anónimo,

    ¿Pero por qué no propones tú los otros medios?

    Hacer de un acto (posible delito o no) política es precisamente lo que me ha causado el cabreo que me ha llevado a escribir este texto.

    Si El País, u otro medio afin al partido que toque (porque así ha coincidido, no porque haya realmente un movimiento ideológico detrás) desmiente la información que yo he extraído de El Mundo (y de otras fuentes) se estará limitando a mezclar política con merinas.

    ¿Tiene o no tiene este señor los consentimientos de los pacientes o de los familiares para hacer lo que ha hecho?

    En ambos casos, probablemente seguirá siendo delito. Pero en el caso de que no los tenga, además es un asesino.
    Si los tiene, será una persona comprometida con sus ideas, que como tantas otras pone su criterio por encima de las leyes (como tantos hacemos tantas veces).

    ¿Alguien por aquí que pueda desmentir a los familiares que están presentando las denuncias?

    abril 20, 2005 1:01 p. m.  
    Anonymous Ismael dijo ...

    Para empezar, esta claro que en este tema hay intereses políticos. No hay más que leer lo publicado por el pais barriendo para casa y los titulares super amarillos que está publicando el mundo. Que no hay periodico independiente en este pais, cierto, pero habrá que promediar lo que dicen los dos más serios cada uno desde su lado.
    Respecto a la parte médica, compañeros míos han trabajado con la gente de urgencias de ese hospital, y parece que son unos profesionales muy profesionales. A los médicos con los que he hablado les parece ridículo todo este tema, porque la sedación es algo que ocurre habitualmente y se ha hecho todo según los protocolos del hospital, parece. Lo curioso aquí es que todos los que hablan son políticos o periodistas, cuando la opinión de los médicos debería ser la más importante, o por lo menos una de las más respetadas.
    No se lo que está pasando realmente, pero todas las partes han hecho mal en convertirlo en un tema político, ya que el ciudadano medio solo lee los titulares y no la letra pequeña, y se queda con eso. Lo médicos de Leganés y seguro que otros ya se han encontrado enfermos que les dicen: "Oiga, que me va a dar, a ver si me mata" Y eso, incluso en el caso de que hubiera algo turbio en la actuación de este médico concreto, es sacar las cosas de quicio.

    abril 22, 2005 12:28 p. m.  
    Blogger F Polo dijo ...

    Ismael,

    Tienes toda la razón.

    ¡Políticos y periodistas! Ninguno independiente.

    El problema es que los médicos, en este caso, tampoco son independientes.

    No conozco profesión en la que la "solidaridad" entre colegas sea mayor. Todos conocemos el caso (y yo tengo un muy buen amigo en esa situación) de un médico que por ignorancia o por negligencia comete un tremendo error, y cuando se recurre a otros médicos, todos reconocen que ha errado, pero ninguno se atreve a ponerlo por escrito (haciendo casi imposible pedir una indemnización, por ejemplo).

    Y claro, no van a ser los médicos del hospital los que reconozcan que se han hecho mal las cosas.
    Y de hecho, no es una cuestión de bien o mal. Es una cuestión legal que se decidirá en los tribunales (si es que tenemos de eso por aquí).

    Lo único que me revienta, más allá de la mala o buena fe del doctor muerte, es que se haya hecho de esto otra causa política más.

    abril 22, 2005 1:22 p. m.  

    Deja tu comentario


    << Inicio