<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9235472\x26blogName\x3dAblad%C3%ADas+de+Fernando+Polo\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://abladias.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://abladias.blogspot.com/\x26vt\x3d2983554522547810084', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
  • Inicio
  • TcBlog
  • Mi empresa
  • Sobre mí
  • Contacta

  • Hola, soy Fernando Polo, y este es mi blog (?), que actualizo periódicamente. Si has llegado hasta aquí siguiendo un link y te interesa lo que lees, quizá te apetezca suscribirte a mi RSS (?). O seguirme en Twittter (?).

    diciembre 09, 2004

    Pro-amateurs y la tragedia de los comunes

    Hará un par de semanas, Álvaro describía en Perplejismos, la tragedia de los comunes:
    Supongamos que unos ciudadanos disponen de una zona común y que pueden cuidar de ella o no. Supongamos que además deciden racionalmente, ¿qué decidirán individualmente? Por orden de mejor a peor sus opciones individualmente son:
    1.Yo no cuido de la zona común pero los demás sí lo hacen
    2.Yo cuido de la zona común y los demás también
    3.Nadie cuida la zona común
    4.Sólo yo cuido la zona común mientras los demás se aprovechan
    Mirando desde fuera del sistema vemos que cada uno de ellos preferiría aprovecharse egoístamente de la zona común sin contribuir a su cuidado y sobreviene la ‘tragedia de los bienes comunes’ puesto que nadie cuida nada salvo que interceda el estado.

    Y en contra aducía a modo de ejemplo: la wikipedia, linux y El Almendrón. Desarrollando la idea, no podía evitar un NO como respuesta a su última reflexión:
    ¿Qué pasa cuando millones de personas deciden dedicar un rato de sus vidas simplemente a contribuir para que los demás se beneficien? ¿Es esto del Internet una mera manifestación de la misma tendencia altruista que observamos en algunas ONG? ¿Está emergiendo un sistema social nuevo que desafía las supuestamente inmutables leyes económicas?¿Hemos inventado un modelo económico que no necesita ni el egoísmo ni el dinero?¿Está cambiando el mundo? La respuesta es no.

    En La Revolución Pro-Amateur: cómo los entusiastas están cambiando la economía y la sociedad, se habla con precisión del tema y responden lo contrario de Álvaro. (Via Fernand0, via José Cervera, via Antonio).

    Nadie duda del fenómeno pro-amateur, y de sus efectos positivos sobre nuestra sociedad. Lo que se pone en entredicho es la revolución cacareada. Con Álvaro, me cuesta creer que las reglas vayan a cambiar drásticamente de aquí en adelante. Quizá los profesionales sean mejores profesionales, los amateurs vean menos la tele, y algunos amateurs decidan hacerse profesionales.


    Tuitéalo | Menéalo | Del.icio.us | Facebook | Suscríbete RSS

    0 Comentarios:

    Deja tu comentario


    << Inicio