<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9235472\x26blogName\x3dAblad%C3%ADas+de+Fernando+Polo\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://abladias.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://abladias.blogspot.com/\x26vt\x3d2983554522547810084', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
  • Inicio
  • TcBlog
  • Mi empresa
  • Sobre mí
  • Contacta

  • Hola, soy Fernando Polo, y este es mi blog (?), que actualizo periódicamente. Si has llegado hasta aquí siguiendo un link y te interesa lo que lees, quizá te apetezca suscribirte a mi RSS (?). O seguirme en Twittter (?).

    mayo 12, 2009

    ¿Salió o no salió Caperucita del estómago del lobo?

    Ver dibujos animados japoneses con niños es siempre tarea memorable para un padre. Se sienta ahí uno con los hijos y se va poniendo de todos los colores apenas empieza el espectáculo. El otro día con Shin Chan, había una fiesta de colitas, culitos, caquitas, braquitas y todo aquello que hace estallar a los niños de emoción, y a los padres les hace disimular con el móvil. Un producto para niños que compran los niños, no los padres.

    Que puede ser igual de válido que tener un producto de consumo infantil, pensado para ser "comprado" por los padres. En este segundo caso, los padres pueden o no consumir el producto con deleite (caso Dreamworks o Pixar, frente a Baby Einstein, Pocoyo o varios de los antiguos tostones Disney).

    Disney fue de los primeros en extender los cuentos adaptados y edulcorados por Andersen y los hermanos Grimm, para vendérselos a los hijos a través de los padres, ya que estos últimos buscan siempre fábulas sin fricciones ni dolor. Y por eso Caperucita volvía a salir del estómago del lobo, cuando en la versión tradicional, el lobo se la zampaba y se largaba luego tan pancho.

    Otro botón de muestra sería Imaginarium vs. Toys'r'us, estando el primero claramente orientado a los padres (o a los tíos solteros, con gran acierto de la casa maña). Sólo hace falta comparar los logos de ambas enseñas, o el diseño de los juguetes de Imaginarium, para darse cuenta de a quién busca cada cual.

    Lo que viene a decir que casi cualquier enfoque es válido, si tienes claro lo que quieres y a quién te diriges para satisfacer la necesidad acorde a la diana elegida.

    Tuitéalo | Menéalo | Del.icio.us | Facebook | Suscríbete RSS

    14 Comentarios:

    Blogger Alberto dijo ...

    Celebración:
    Hoy es un día grande: Fernando está de vueta en Abladías.

    Comentario:
    Comparto el análisis (y la repulsión por Shin Chanes y similares), pero yo no diría que Disney "edulcora" los cuentos, hay de todo: ¿o es que se te ha olvidado la muerte de la madre de Bambi, la de Nemo, el padre de Simba, los insultos y malos tratos a Dumbo y a su madre (por no hablar de la melopea daliniana de este último)...

    mayo 12, 2009 9:35 a. m.  
    Blogger Fernando Polo dijo ...

    de vuelta...

    pero por supuesto que Disney edulcora, y Pixar, y todas. Meter un poco de drama en la peli está bien, pero es que en las versiones tradicionales de Caperucita, el lobo le daba a comer carne de su abuelita recién destripada!

    mayo 12, 2009 10:41 a. m.  
    Blogger Eduo dijo ...

    Por supuesto que Disney edulcora, aunque hay que aceptar que con frecuencia trabaja sobre una versión ya edulcorada por los hermanos Grimm y similares.

    En la bella durmiente original el príncipe que no es tal, sino un rey, no puede despertarla así que ni corto ni perezoso la viola. Ella, aún dormida tiene gemelos (un niño y una niña) y uno de ellos un dia no encuentra teta y al chuparle el dedo le quita la astilla y la despierta.

    El Rey descubre que tiene dos hijos bastardos con una que ya no duerme y decide beneficiarse a su reina y a la otra, cosa que su reina descubre y secuestra a los niños, a los que decide cocinar y darselos de comer al rey. El rey se da cuenta y los cambia en el ultimo momento por unas chuletitas de cordero (hm). La reina luego termina en el fuego en el que pretendía quemar viva a la amante cuando ella grita y el rey la escucha. El cocinero cómplice del rey termina siendo chambelán y todos felices comieron perdices en el castillo del rey violador de mujeres en coma.

    Esta es la version de 1634, llamada "El Sol, la Luna y Talia" que Perrault reinterpretó en 1697 como "La Bella Durmiente", que luego suavizó aún más Tchaikovsky en 1890 y de cuya versión Disney hizo la suya propia, con pajaritos cantando y hadas regordetas voladoras y el final de los hermanos Grimm para Briar Rose.

    Y todos son así. En Rapunzel ella está embarazada y la aprisiona una ogro para quedarse con el bebé mientras Rapunzel recibe en su "prisión" al príncipe más que nada para practicar el equivalente medieval europeo del kama sutra. Planeada, sin duda con cambios considerables, para 2010 por Disney.

    En Blancanieves, la Madre de Blancanieves la abandona en el bosque tras descubrir que Blancanieves quiere asesinarla, los enanos son ladrones irredentos. Lo que la despierta no es un beso sino el zarandeo de la grupa del caballo en el que el principe la llevaba a sus aposentos para beneficiársela.

    En el caso de caperucita roja, ya la versión de Perrault está edulcorada del original, y aún así la historia termina cuando se la zampan a ella tras engañarla el lobo. Ni abuela, ni leñador, ni leche (en la cesta).

    Geppeto se va a la cárcel, al pensar la guardia que es pedofílico cuando Pinocho huye. Luego pinocho le da un martillazo a Pepe Grillo, que tiene más de 100 años, cuando le dice que si se porta mal se volvera un burro (pero tranquilos, que su fantasma vuelve luego para ser la consciencia de pinocho). Luego se le queman los pies cuando se queda dormido sobre el calentador

    Todo esto sin entrar que las hermanastras de Cenicienta originalmente se cortaban cachos de los pies para que el zapato entrase.

    Edulcorado? Puedes apostar que sí, aunque no sólo por ellos. La versión de Basile ya es una versión "suavizada" (si es posible) de un cuento de 1528, Perceforest, en el que ni rueva ni astilla sino otro tipo de "pinchazo" cipotón causaba que cayese en el sueño embarazado mencionado.

    Estas historias existían para enseñar a los niños, en metáforas y alegorías nada sutiles, las reglas de la sociedad y los peligros de no seguirlas. Nuestra insistencia por suavizarlas no sólo evita esa preparación sino que además provoca luego ese infantilismo continuado que vemos.

    Esto y mucho más se extiende en los trabajos de Ian Stewart y Jack Cohen en sus trabajos sobre el ser humano como "mono cuentacuentos" y la importancia de las historias pasadas de generación en generación como forma de "exteligencia". El kit de herramientas mentales que nos permiten adaptarnos a una sociedad que hace tiempo se distanció de aquellas manadas que vagaban por la sabana y que se bastaban con gritos para avisar del peligro o la comida, que es lo que aún tenemos programado en la espina hoy en día. Si quereis versiones divertidas de sus teorías han escrito varios libros con Terry Pratchet llamados "La Ciencia de Mundodisco" que ahondan más en ellas. Recomendadísimo.

    mayo 12, 2009 1:59 p. m.  
    Blogger Fernando Polo dijo ...

    @eduo, me dejas impresionado con tu post dentro de mi comentario!

    había leído sobre los trapicheos de Grimm y Andersen, pero no había profundizado tanto.

    Especialmente me gusta la reflexión final, y es que finalmente la moraleja no cala. Claro que también es verdad que el mundo "edulcorado" en el que nos movemos, no es el Salvaje Oeste del medievo y posteriores...

    mayo 12, 2009 4:50 p. m.  
    Blogger Eduo dijo ...

    Por supuesto, esta no es la tierra de nadie del medioevo. Por eso ahora nuestros cuentos son los del niño que hizo caso al pedofilo, los del que fumaba y se murio de cáncer, lo del niño gordo con diabetes, los de la tele que derrite el cerebro y los videojuegos que vuelven idiotas, los de mirar el semaforo y a ambos lados antes de cruzar la calle.

    Seguimos teniendo los cuentos y no son tan diferentes, sólo que ya no intentan ser alegóricos :)

    mayo 12, 2009 8:12 p. m.  
    Blogger Náufrago dijo ...

    Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    mayo 13, 2009 11:14 a. m.  
    Blogger Náufrago dijo ...

    Tanto un buen cuento como una buena peli tienen su momento, su edad. Aunque muchas películas de Disney contienen guiños que sólo pueden entender los padres, su edulcoración va encaminada a que la puedan ver todos los públicos, independientemente de la edad. Lo mismo sucede con los cuentos.

    Claro que caperucita se quedó en la tripita del lobo, pero esa versión no es para todos los públicos.

    P.D.: enhorabuena por volver a publicar. Debo confesar que era un asíduo lector tuyo hace tiempo

    mayo 13, 2009 11:17 a. m.  
    Blogger Eduo dijo ...

    Naufrago: Estos cuentos eran asi especialmente para niños. Son seres mucho más simples y las metáforas y alegorías tienen que ser tan simples como martillos para que las pillen.

    Lo de que hay que cuidarles la inocencia es algo que nos hemos inventado hace menos de 50 años.

    Por supuesto, es impopular siquiera insinuar en que es una tontería innecesaria, considerando la capacidad de aceptación de monstruosidades que tienen los niños hasta que les enseñamos que nos parecen mal a nosotros y por lo tanto lo esperamos de ellos. Así que ni lo intentaré ;)

    mayo 13, 2009 8:42 p. m.  
    Blogger Fernando Polo dijo ...

    Náufrago,

    Espero haber vuelto para quedarme ;-) Y que te merezca la pena seguir leyéndome ;-)

    mayo 14, 2009 1:29 p. m.  
    Blogger Náufrago dijo ...

    Eduo difiero un poco contigo en considerar a los niños "como seres mucho más simples". Muchas veces resultan mucho más listos de lo que nosotros nos pensamos. De ahí que tenga que haber juguetes, cuentos, películas, videojuegos, actividades... para cada edad.

    Con un ejemplo tal vez me explique mejor. A punto de entrar en la cuarentena, me refiero a la edad, no a ninguna gripe rara, hace algún tiempo saqué de la biblioteca un dvd de Pipi Calzaslargas para mi hija, que por aquella época tenía 3 años, vió algunos capítulos pero enseguida comprendí que no era una serie adecuada para su edad: un capítulo tenía un fondo de tristeza y amargura que enseguida provocó una serie de preguntas ¿por qué está sola?, ¿dónde está su madre? En otro, pipi se comía clavos.

    Aunque supongo que a la mayoría de los que vimos en su día la serie no nos haya dejado grandes problemas mentales y/o adaptativos, vista hoy resulta inadecuada (pero también los columplios de hierro y tantas otras cosas).

    mayo 14, 2009 1:47 p. m.  
    Blogger Eduo dijo ...

    Náufrago: Lo siento, discrepo totalmente en prácticamente todo lo que has dicho.

    Hablando desde un punto de vista biológico, psicológico serio y sociológico los niños son simples, MUY simples. Esto no es ni malo ni insultante, es el resultado natural de llegar con la pizarra en blanco y aprender.

    Por otro lado, los niños, también comprobado, tendrán tantas muletas mentales como les enseñemos a tener. Tal vez no querrás que sigamos comentando porque aquí es donde digo que es precisamente esa sobreprotección maldirigida con la que muchos pensamos hacer un bien al no dejarle ver una serie que sabemos, de primera mano, que no les causa ningún tipo de problema, la que pienso que les hace daño.

    Los niños tienen mucha más capacidad de nosotros de entender el mundo. Son nuestros prejuicios, temores, supersticiones y malas costumbres los que les moldean a lo que pensarán y creerán.

    Si una serie como Pipi o como Conan en la que los niños fuman y se pegan entre sí sabemos que no nos causó ningún problema cual es la arrogancia de pensar que nosotros sabemos más que los anteriores y pensar ahora que los niños no son capaces de manejar su contenido?

    Perdona, pero no estoy de acuerdo en lo que opinas. No creo que lo compartiese incluso aunque no hubiesen estudios comprobando que sobreprotegemos, mental y físicamente, a los hijos de esta generación.

    mayo 14, 2009 8:17 p. m.  
    Blogger Náufrago dijo ...

    Eduo estoy de acuerdo contigo en la excesiva sobreprotección de nuestros hijos.

    Sin embargo, creo que confundes simpleza con capacidad de aprendizaje. Insisto en que los niños son mucho más listos de lo que pensamos: tú mismo comentas que ellos "son capaces de manejar su contenido", "tienen mucha más capacidad (que) nosotros de entender el mundo".

    Contrariamente a lo que piensas, todo evoluciona: libros de texto, juguetes, parques, ropa, pedagogía, series de tv, vacunas... Con eso quiero decir que ya sabemos que no nos supuso ningún trauma: ver pipi, jugar en la calle, crearnos nuestros propios juguetes, jugar en parques de hierro con esquinas punteagudas, beber agua del grifo, comer pámpanos, cobrar en la escuela (y siendo buenos), ver algún programa de uno o dos rombos a hurtadillas, etc., etc.

    Pero eso no implica que no sepamos elegir lo que le damos a nuestros hijos: si tengo que elegir que jueguen a diario en un parque actual o en uno antiguo, me imagino que estarás de acuerdo conmigo en la elección. Independientemente de que haya visitado con ellos parques antiguos y alucinen.

    Frente al juguete más "pedagógico" de Imaginarium también le doy un un simple "chapete", una canica, un tirachinas o una peonza y les encanta.

    Pero no me digas que ese tipo de juguetes actuales no es precioso, las series de tv para ellos, los libros de texto, los cuentos, los parques...

    mayo 15, 2009 8:49 a. m.  
    Blogger Náufrago dijo ...

    Eduo, siguiendo tu razonamiento ¿dejarías ver cualquier contenido audiovisual a tus hijos?, ¿dónde está el límite?

    Precisamente el problema de hoy en día, gracias a internet y al mayor tiempo que pasan nuestros hijos solos, es el acceso indiscriminado a cualquier tipo de contenido.

    mayo 15, 2009 8:55 a. m.  
    Anonymous Diseño Paginas Web dijo ...

    El tener hijos no es una tarea facil ni para todo el mundo y cuando ya se tienen hay que sacar ese niño que llevamos dentro, brindando igualdad con los niños de manera mas savia para asi lograr que cada duda que ellos tienen les sea respondida con la mayor claridad posible.

    noviembre 05, 2009 10:45 p. m.  

    Deja tu comentario


    << Inicio