<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9235472\x26blogName\x3dAblad%C3%ADas+de+Fernando+Polo\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://abladias.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://abladias.blogspot.com/\x26vt\x3d2983554522547810084', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
  • Inicio
  • TcBlog
  • Mi empresa
  • Sobre mí
  • Contacta

  • Hola, soy Fernando Polo, y este es mi blog (?), que actualizo periódicamente. Si has llegado hasta aquí siguiendo un link y te interesa lo que lees, quizá te apetezca suscribirte a mi RSS (?). O seguirme en Twittter (?).

    febrero 02, 2006

    ¿Dejar de fumar yo?

    Fumar me produce un placer inefable. Me agrada el sabor del tabaco después de una comida, y me gusta especialmente el maridaje del alcohol y el tabaco. Fumar y beber, hablar y charlar. Soy un fumador contento y feliz de ser fumador. No digo ya nada, si además se le añade al asunto una pizquita de perejil. Intento ser lo más respetuoso posible con aquellas personas que respetan mi decisión (que no son muchas), y nunca tiro una colilla donde no debe hacerse. Soy un fumador social, y me enorgullezco de ello, porque no es habitual que un fumador tenga la sartén por el mango con el tabaco. Fumo escasamente un cigarro al día; pueden pasar días o semanas sin acordarme del tabaco cuando la situación es propicia. Nunca fumo en casa ni ganas me entran. Eso no quita para que acabe con un paquete en una noche de copas, especialmente si no es de mi propiedad. Soy un fumador social, y estoy convencido de que a mí fumar, me alarga la vida.

    Es fácil dejar de fumar, si sabes cómo
    Para aquellos que quieran dejar de fumar existe un libro editado por Espasa, que nos recuerda que el que no deja de fumar es porque no quiere (y qué verdad más grande). Pues eso. Y lo mejor es que este libro se está promocionando también en la blogosfera. Antonio Más publicó hace unas semanas en su blog, una llamada a aquellos bloggers que coincidiendo con la entrada en vigor de la magnífica ley antitabaco y los propósitos de nuevo año, quisieran dejar de fumar, y recibir el libro sin compromiso. Creo que siguen buscando bloggers, así que anímense.

    ¿Por qué me repatea la ley del tabaco?
    Porque no me gusta que el Estado se entrometa donde no le llaman, cosa que ocurre con mayor frecuencia cada vez, olvidando las consecuencias que en el siglo XX (y anteriores), trajeron los estados decidieron hacerse cargo de la tutela individual. De cualquier forma, no podría explicarlo mejor que mi amigo Pedro:
    Estamos asistiendo - en nuestra sociedad del bienestar - a recortes cada vez más salvajes a los derechos civiles (por no hablar de Derechos Humanos con mayúsculas). La privacidad y el libre acceso a la cultura son una entelequia. La libertad cede terreno - día a día - con la excusa de la seguridad.
    Cuando el legislador se empeña en cambiar las costumbres de la sociedad (olvidando que “la costumbre hace ley”) a golpe de ley (en sentido amplio) topa con la ley del mercado, como en este caso, o con “las leyes de la física”…por más que lo intenten no conseguirán que los fumadores dejemos de fumar, ni que los contenidos dejen de circular de forma libre por Internet.

    Evidentemente, reconozco que es un gran avance que no se fume en el lugar de trabajo, y me entristece que haya hecho falta llegar a la dictatorial ley (así denominada por Javier Marías) para conseguirlo. También creo que es inaudito que haya que obligar al fumador a salir a la calle para cometer su acto criminal, cuando en muchas oficinas se podrían habilitar espacios a cubierto para ello.

    ¿Por qué es vituperable la persecución del fumador?
    Porque las evidencias de los perjuicios de respirar el humo del tabaco de un tercero son tan débiles, que seguramente estén por debajo del hecho de vivir en un clima frío o húmedo, o de respirar la contaminación de los que se empeñan en coger el coche para ir a trabajar, de visitar el zoo, o de escalar el Everest. Y prohibiendo o persiguiendo cualquiera de esas actividades se está más cerca de Hitler que de Santa Teresa de Calcuta. Eso sin entrar en la actitud asquerosamente moralizante y proselitista del no fumador, o peor aún, del ex-fumador.
    Para que no haya dudas a este respecto, me declaro abiertamente partidario de la legalización de las drogas, de la eutanasia (no así del aborto), del suicidio (mientras no sea colectivo) y por supuesto, estoy a favor del uso del coche en las grandes ciudades, aunque prefiera a título individual el transporte público.

    En fin
    El totalitarismo no entiende de derechas ni de izquierdas, pues a ambos lados nos hemos encontrado una y otra vez con el abrazo del oso estatal. La lucha es la del individuo contra el Estado, esa gran madre abusiva y padre enérgico que se creen en el derecho de decidir lo que es bueno y lo que es malo para sus hijos menores de edad . De la Madre Iglesia al Papá Estado, mi guerra tiene por objeto que se me reconozca mi mayoría de edad. YA ESTÁ BIEN. Todos a fumar.

    Actualización 15.15h
    Imaginaba que llegaría el momento de los datos. Se ha entrado en los comentarios (os animo encarecidamente a que los leáis, porque nadie ha hablado en vano, y el nivel de réplica es tan excelente, que casi me asusta), en el debate de si el humo de segunda mano (second-hand smoke en inglés) es o no perjudicial para la salud. Mi postura es clara, y nada innovadora. Soy de los que afirmo que no hay evidencia para tal afirmacion, y que es uno más de los infinitos riesgos a los que nos enfrentamos en la civilización (entre otros, contaminación del aire y acústica, del agua, radiaciones varias, estrés, deportes de riesgo, el sol, etc), y por tanto, un riesgo que debería ser asumido (independientemente del buen entendimiento entre las personas y la buena educación que debería reinar), como se asume que un esquiador puede matarse ladera abajo, y matar al que está delante suya. Lo dicho, nada original. Sólo quiero pues, destacar el hecho de que la "demonización" del tabaco no es algo nuevo, y de que las pruebas científicas detrás del perjuicio causado por el humo de segunda mano son escasas, y por tanto, tan cuestionables como el calentamiento global por efecto humano o la presencia de extraterrestres, y permítanme que con los extraterrestres me remita a mi primera prueba: el magnífico discurso de Michael Crichton en San Francisco con fecha del 17 de enero de 2003 (al que llegué hace tiempo vía Pablo), acerca del calentamiento global, en el que se refería también a algo tan de actualidad como el humo de segunda mano. Os pido por favor que lo leáis (si alguien tiene problemas con el inglés, me comprometo a traducirlo esta noche), especialmente para que antes de seguir discutiendo, vayamos teniendo los datos encima de la mesa y sepamos a qué atenernos (la negrita es mía):
    In 1993, the EPA announced that second-hand smoke was "responsible for approximately 3,000 lung cancer deaths each year in nonsmoking adults," and that it " impairs the respiratory health of hundreds of thousands of people." In a 1994 pamphlet the EPA said that the eleven studies it based its decision on were not by themselves conclusive, and that they collectively assigned second-hand smoke a risk factor of 1.19. (For reference, a risk factor below 3.0 is too small for action by the EPA. or for publication in the New England Journal of Medicine, for example.) Furthermore, since there was no statistical association at the 95% confidence limits, the EPA lowered the limit to 90%. They then classified second hand smoke as a Group A Carcinogen.

    This was openly fraudulent science, but it formed the basis for bans on smoking in restaurants, offices, and airports. California banned public smoking in 1995. Soon, no claim was too extreme. By 1998, the Christian Science Monitor was saying that "Second-hand smoke is the nation's third-leading preventable cause of death." The American Cancer Society announced that 53,000 people died each year of second-hand smoke. The evidence for this claim is nonexistent.

    In 1998, a Federal judge held that the EPA had acted improperly, had "committed to a conclusion before research had begun", and had "disregarded information and made findings on selective information." The reaction of Carol Browner, head of the EPA was: "We stand by our science….there's wide agreement. The American people certainly recognize that exposure to second hand smoke brings…a whole host of health problems." Again, note how the claim of consensus trumps science. In this case, it isn't even a consensus of scientists that Browner evokes! It's the consensus of the American people.

    Meanwhile, ever-larger studies failed to confirm any association. A large, seven-country WHO study in 1998 found no association. Nor have well-controlled subsequent studies, to my knowledge. Yet we now read, for example, that second hand smoke is a cause of breast cancer. At this point you can say pretty much anything you want about second-hand smoke.

    Resumiendo, el texto pone de manifiesto que NO EXISTEN estudios que hayan podido probar la correlación entre inhalación de humo por parte de los no fumadores, y las enfermedades cancerígenas.
    Por supuesto, os animo a que aportéis datos contrarios a los que yo aporto (a día de hoy hay datos para todos los gustos, y eso va en contra de la credibilidad de casi cualquier argumento, pero la ciencia es ciencia), pero sabiendo que la investigación será exhaustiva y que los profanos no profesionales de la medicina, contamos con armas como Google y una buena memoria.

    Technorati Tags: ,


    Tuitéalo | Menéalo | Del.icio.us | Facebook | Suscríbete RSS

    35 Comentarios:

    Blogger Mario dijo ...

    Respetando tus opiniones me parece (y no puedo demostrarlo) que ya hubo intentos por parte la organización, de que se habilitaran sitios para los fumadores y no fumadores y esas acciones quedaron en saco roto en la mayoría de los casos (Debo tener por casa aún una pegatina de “ Espai sense fum” que tanto se promovió ara unos 15 años más o menos.)
    Simplemente, por nombrar diversos casos, cómo le dices a un padre fumador que tiene a su hijo en mal estado que no fume en las escaleras del hospital aunque ello este prohibido, cómo le dices al tu jefe que fuma como un carretero que tu compañero te contamina cada día el puesto de trabajo, como le dices a tu cliente que viene todos los días a comer a tu restaurante que no fume que al otro le molesta, así un largo etc. Quizás cuando el civismo brilla por su ausencia (eso no significa que todos los fumadores sean unos incívicos y los no fumadores unos santos) haya que emerger en estas medidas institucionales, que siendo franco no son por el bienestar del la gente sino otra manera de hacerse notar yo no me creo que lo hagan por nuestro bien), lo mismo con la zona verde y los radares de velocidad.
    En fin unos decís que veis recortadas vuestras libertades con esta norma y otros decimos que hemos recuperado nuestra libertad a escoger una zona libre de tabaco.

    febrero 02, 2006 8:31 a. m.  
    Anonymous josemaria dijo ...

    Fernando: yo creo que la reacción tan agresiva de muchos no-fumadores contra los fumadores resulta, si no justificable, si comprensible y radica no tanto en lo nocivo de la condición de fumador pasivo (en algunos entornos: he trabajado seis años en una redacción de periódico y habré fumado pasivamente unos pocos de cartones!) sino en la falta de educación de muchos fumadores que se han comportado durante muchos años con total impunidad. A cuantos fumadores hemos tenido que aguantar en el ascensor tratando de disimular con desverguenza el pitillo encendido detras de la espalda, o que encendían el cigarro nada más salir del vagón de metro (siempre ha estado prohibido fumar en todo el subterraneo y no solo ahora que por fin se respeta). O cuantas veces durante una comida (en tu mesa o en la contigua) te han fastidiado con un puro particularmente oloroso (a mi no me suele molestar demasiado el humo del cigarrillo pero me repugna especialmente el de la mayoría de los puros)... Cuando se nos olvide dejaremos de incordiar pero deja que os la devolvamos y os persigamos durante un tiempo, anda ;-)

    febrero 02, 2006 8:58 a. m.  
    Anonymous mestebanez dijo ...

    Porque las evidencias de los perjuicios de respirar el humo del tabaco de un tercero son tan débiles

    Esto sí que me parece a mi débil en la argumentación. Si está demostrado que fumar produce cáncer y que fumar pasivamente es como fumar un poquito, es evidente que la medida beneficia a la salud de los no fumadores.

    También creo que, en muchos casos, los fumadores se han comportado de forma intransigente y despótica. Para los fumadores es difícil entender que estar en una sala junto a otro que está fumando puede ser tan desagradable como el olor de una persona que se ha vomitado en la ropa.

    Pero estoy de acuerdo con los fumadores, las formas en que se ha llevado a cabo la ley han sido despóticas, se les ha ninguneado y, de la noche a la mañana, una costumbre habitual ha pasado a ser un hábito pernicioso. Esa actitud de los políticos, gente que tendría que aprender mucho de los demás, tan paternalista, eso si que es preocupante.

    febrero 02, 2006 9:24 a. m.  
    Anonymous Javier Muñoz dijo ...

    Fernando, a mí también me repatea el dirigismo y el intervencionismo del Estado en la vida privada de los individuos, pero aplaudo con ganas esta ley, precisamente porque no afecta a la esfera privada de nadie sino más bien a su proyección externa, al ámbito social, en función de los perjuicios (sobradamente demostrados por toda la comunidad científica internacional) que el humo ajeno causa para la salud de los no-fumadores.

    La ley, que se sepa, no ha prohibido fumar a nadie. Solo impide hacerlo en espacios públicos confinados, y no en todos.

    También está prohibido aparcar sobre las aceras, y nadie se escandaliza porque el ayuntamiento instale bolardos para hacer efectiva la prohibición, nada arbitraria puesto que, al igual que la ley antitabaco, se trata de proteger un espacio que debe ser público y abierto frente a la apropiación que de él hacen los conductores (fumadores) irresponsables.

    febrero 02, 2006 11:26 a. m.  
    Anonymous Anónimo dijo ...

    Querido Fernando, permíteme que te diga que el hecho de que yo no fume, no creo que te afecte mientras te aprietas unos dobles en el bar de Antonio. En cambio, cuando aflora tu costumbre de fumador social, a mi sí que me molesta respirar los humos (malos) que desprendes. Aún así, seguiré disfrutando de tu compañía.

    febrero 02, 2006 11:27 a. m.  
    Blogger JuanLuis dijo ...

    Mi buen amigo Pedro Oviedo no ha encendido un cigarrillo en su vida. Por lo demás con 65 años continúa corriendo maratones. Acudió reciéntemente al médico para una revisión rutinaria y al final de la misma el médico le dice "hombre está perfectamente, pero creo que ya ha llegado el momento de dejar de fumar"...

    Lo de los fumadores pasivos es una realidad más real de lo que a muchos fumadores activos les gustaría reconocer: padres que fuman delante de sus hijos y les hacen partícipes de enfermedades futuras y amigos que por libertad mal entendida, fuman delante de otros cuando y como les place.

    Dificil elección: enveneno a los demás o renuncio a mi onanismo personal (disfrazado de libertad) de envenenarme yo mismo...

    febrero 02, 2006 12:14 p. m.  
    Blogger F Polo dijo ...

    Por turnos.

    Mario,
    Estoy contigo en que es triste que el civismo no sea una realidad social. Los límites del civismo, y las imposiciones del civismo (por ley) son las que me preocupan.
    Al final hablas de libertad por acción, y por omisión. Es el límite, siempre. Hay tantas cosas que afectan a mi salud, de las cuales no soy yo el responsable, y que no están prohibidas, que no entiendo por qué me tienen que prohibir a mí esto del fumar en público (bueno, sí lo entiendo, y tú lo dejas entrever con respecto a que la medida es más estética que otra cosa).

    Jose María,
    Tienes razón en lo de la falta de educación del fumador. Lo de fumar en el ascensor es algo que ha hecho que yo logre odiar a mí vecino sin apenas conocerle.
    Pero odiarle porque fuma, o porque me molesta su música, no implica que haya que prohibirle hacerlo en un lugar público.

    Mestébanez,
    Lo que tú denominas punto débil de mi argumentación es precisamente la piedra angular de todo este debate. Si yo fuera consciente a ciencia cierta de que por yo fumar, te mato a ti, entonces me lo pensaría. ¿Eres tú consciente de que tú, por vivir en el primer mundo, matas a los niños del tercero cuando te comes los recursos que podríamos repartir entre todos? Volveré a este punto cuando tenga tiempo, porque el problema de todo esto es la duradera campaña de demonización del fumador y del tabaco, que se viene produciendo desde hace 30 años. Espero volver con datos.

    Javier,

    Espero que cuando se apruebe la ley que prohiba hablar en alta voz en los sitios públicos, para evitar que los gritones se apropien del espacio acústico público que me produce sordera, y seguro me acorta la vida, también aplaudas la iniciativa.
    Vuelvo a las costumbres de Pedro J. Canut.

    Anónimo,
    Como le dije a mi mujer, tendrás que aprender a quererme como soy. Si te empeñas en cambiarme, quizá termine cambiando de mujer.

    Juan Luis,
    Tu comentario ha sido el que más me ha dolido, y te explico por qué. Seguro que yo ya te he hablado de lo mucho que odio a los nuevos curas laicos que se ponen el alzacuellos para hacer proselitismo y para sermonear sobre lo que está bien o no.
    Yo, envenenarme no me enveneno, como decía antes, estoy seguro (SEGURO) de que el humo que trago me alarga la vida, y no me la acorta. Y ninguna estadística me podrá convencer de lo contrario.
    Y te puedo asegurar que si cuando enciendo un cigarro delante de mis hijas (cosa que hago en rarísimas ocasiones) o delante de un amigo, supiera que este se va a caer redondo como si le inyectara cianuro en vena, simplemente no encendería el cigarro.
    Las palabras que usas, son las que usan curas, falsos progres, fachas del valle de los caídos y los moralistas de pacotilla, independientemente de los razonamientos en sí cuestionables.

    Como he dicho a Mestébanez, volveré con datos.

    febrero 02, 2006 1:56 p. m.  
    Blogger JuanLuis dijo ...

    Pues no debería dolerte, salvo que te veas reflejado, que no era mi intención: sé que tu no fumas delante de tus hijas como yo no lo hago delante de los míos. Es un veneno, lo es como el humo que sale de los tubos de escape de los coches que circulan, aunque aquí el tema iba de tabaco.

    Me temo que los datos hablan de cancer unido indisolúblemente al tabaco. A unos les valdrá con menos a otros con más, pero que está unido, no se puede negar, sin datos.

    Pero la historia de Pedro es real tengamos los datos que tengamos...

    Por lo demás no me ha parecido a mi hablar como los falsos curas, progres o fachas, más bien me parece que cuando nos tocan lo que nos gustan, nos mosqueamos. A mí me da que para lenguaje fascinante, llámalo falso, aquel que mezcla "defensa de las libertades con lo que a mí me gusta".

    Me recuerda a la viñeta de la siempre joven Mafalda, en la que aparece su madre levántandola de la cama, ayudando a vestirla y ella no hace más que despotricar: "estoy en contra del imperialismo opresor, de la explotación de los niños por los adultos..." y su madre le pregunta: "¿de que tienes el examen hoy?" "de matemáticas" responde ella al tiempo que se refleja en su rostro que su argumento no cuela.

    Y un último apunte: pero que coño hacemos tú y yo intercambiando opiniones por escrito, con todo lo que hablamos por teléfono al día :-)

    febrero 02, 2006 2:50 p. m.  
    Blogger Carlos Bascuas dijo ...

    Yo no soy fumador y respecto a la ley prefiero no pronunciarme. En relación al libro que nombras hace tiempo escuche que iba muy bien y que habia mucha gente que dejaba de fumar.
    Hay un inventor de zaragoza que ha hecho un parato para fumar y que tiene mucha miga. Aquí os dejo un link con el permiso de Fernando
    http://opinarporopinar.blogspot.com/2005/12/ayuda-al-fumador.html#links

    febrero 02, 2006 3:17 p. m.  
    Blogger JuanLuis dijo ...

    Vale: a ratón de biblioteca no te gana nadie, Fernando.

    Pero: ¿crees sinceramente, mirando en tu interior y pensando lo más objetivamente posible, que el humo que sale de un cigarrillo sólo afecta al que lo fuma?

    Con datos o sin datos...

    febrero 02, 2006 3:50 p. m.  
    Anonymous Smoker dijo ...

    Espero que mis hijos, si los tengo, porque quizás el tabaco me deje estéril, no lean este tipo de aplogías del tabaco.

    febrero 02, 2006 3:59 p. m.  
    Blogger F Polo dijo ...

    Juan Luis,

    ¿Pero tú crees realmente -y mira en tu interior antes de responder- que el tabaco es la séptima plaga y que merece la atención y la criminalización de que está siendo objeto?

    Ante la ausencia de aportación de datos, te respondo con otra pregunta retórica. Si todavía estuviéramos hablando de Dios, quizá habría llegado a responder a la tuya.

    febrero 02, 2006 4:20 p. m.  
    Blogger F Polo dijo ...

    Smoker,

    Espero que a tus hijas, además de querer censurarles el acceso a la información, también les des herramientas y entendimiento suficiente para que sean ellas solas capaces de enfrentarse a "apologías" como esta, sin riesgo de terminar haciendo de sus vidas, exactamente lo que tú quieras.

    febrero 02, 2006 4:23 p. m.  
    Anonymous Smoker dijo ...

    Pensé que el sentido de mi comentario era evidente, parece que no. No pretendo censurar la lectura de ningún tipo de texto, sino que albergo la ilusión de que no haya carnuces que animen a fumar, a ir a 200 por hora, a tirar tiestos por la ventana. Ese tipo de cosas que tan libres nos hacen...

    febrero 02, 2006 4:39 p. m.  
    Blogger F Polo dijo ...

    Juan Luis,

    Este comentario tenía que ir después del dolor, pero se me ha pasado.

    Juan Luis,

    No me ha dolido porque te refirieras a mí, que entiendo no lo hacías. Me ha dolido por esto:
    "Dificil elección: enveneno a los demás o renuncio a mi onanismo personal (disfrazado de libertad) de envenenarme yo mismo..."

    Te equivocas, y debes admitirlo, cuando has dicho que:
    "Me temo que los datos hablan de cancer unido indisolúblemente al tabaco. A unos les valdrá con menos a otros con más, pero que está unido, no se puede negar, sin datos."

    Por que lo que no se puede, es afirmar sin datos. O lo que es lo mismo, soy inocente hasta que no se demuestre mi culpabilidad.
    Pero como estoy acostumbrado a que la sociedad nos culpabilice una y otra vez de muchas cosas, pues empiezo mi contraataque (lo hago actualizando el post, porque creo que es necesario).

    febrero 02, 2006 5:09 p. m.  
    Blogger F Polo dijo ...

    smoker,

    Deletréame carnuces, y que salga bonito.

    No creo que nunca consigas que haya gente que no piense lo contrario que tú (fíjate en los terroristas).

    Yo también aspiro a un futuro mejor, pero diferente del que tú pintas.

    febrero 02, 2006 5:12 p. m.  
    Anonymous Ismael dijo ...

    Esperaba que en algún momento escribirías un post sobre la ley antitabaco, y me esperaba tu postura. Pero me ha parecido que algunos de tus argumentos no se sostienen. No voy a comentar sobre la ley en sí, ya se ha dicho suficiente. A mi, aunque convivo con gente que fuma y no lo llevo mal, la ley me parece estupenda, excepto en la falta de un lugar de fumadores en los sitios de trabajo, quizá. De todos modos, teniendo en cuenta que en el 95% de los bares se sigue pudiendo fumar, el único cambio real es lo del trabajo, y el hecho de que se cumpla a rajatabla en otros sitios donde ya estaba prohibido. El metro es el mejor ejemplo.
    Solo quiero rebatirte alguna afirmaciones que me parecen incorrectas y un poco demagogas:

    - ‘Estoy a favor de la eutanasia, del uso del coche en las grandes ciudades...’ La eutanasia y el tabaco son mundos aparte, me parece. En cuanto a los coches, sin entrar en el debate sobre la prohibición, su uso se puede considerar una necesidad de transporte, o así lo hacen los que defienden su uso, mientras que el tabaco no es necesario, aunque cree adicción.
    - ‘un esquiador puede matarse ladera abajo, y matar al que esta delante suya’. Eso es obvio, pero el que está delante suya también ha elegido ir a esquiar, y disfruta esquiando, con el riesgo que conlleva. Yo no elijo ir a trabajar o ir en el metro, y no tengo porque aguantar molestias gratuitas.
    - Insistes en que no está probado el riesgo para el no-fumador. No he repasado la literatura al respecto y no puedo rebatirte, pero no necesito que haya un riesgo para mi salud. Solo la molestia, el olor, el hecho de que la gente fume encima de mi pincho de tortilla ya me parece suficiente para quejarme. Por otra parte, estas apelando a los datos científicos continuamente y luego haces afirmaciones como ‘ a mi fumar me alarga la vida’...
    - ‘cuando se apruebe la ley que prohíba hablar en voz alta para evitar que los gritones se apropien del espacio público’... esto es demagogia, compadre. La gente no va gritando en el metro habitualmente, y por eso nadie ha hecho una ley al respecto. Tampoco esta prohibido encender un equipo de musica en el vagon, pero nadie lo hace por un respeto y un sentido común obvio (que no aparece en el caso del tabaco).
    Pareces estar criticando esta ley por dos razones:
    - Eres fumador : Con un cigarrillo al dia me parece un poco sesgado considerarte en el grupo de los fumadores afectados por la ley, porque tu sabes que el problema no es la gente que fumais uno al dia.
    - La teoría esa tan romántica de que hay que unirse a los fumadores porque esto es un atropello a la libertad individual en general. Cómo se nota que vivimos en el primer mundo, porque esa afirmación es casi una ofensa para la gente que SI ve coartada su libertad de expresión, de creencias, política etc.

    Un saludo, y a seguir creando polémica (al final va a ser verdad que es la mejor manera de que la gente te lea ;-) )

    febrero 02, 2006 11:02 p. m.  
    Blogger F Polo dijo ...

    Ismael,

    Si no fuera porque eres lector habitual, quizá me hubiera sentado mal tu último comentario, ese sobre la polémica. ¿Yoooo? ¿Que hablo de temas tan aburridos en mi blog que ni mis amigos me leen? Tú que me lees, sabes que en mi blog no entro en temas polémicos, y rara vez personales (como podría ser éste), y sobre todo, que la audiencia que busca polémica no es mi objetivo. Me interesa mucho más la influencia dentro de un ámbito muy reducido y característico de gente que lee blogs. Y a esos, la polémica se la suda.

    Tampoco me emociona, por decirlo de alguna forma, que me acuses de demagogia. No, cuando me deshago en razonamientos y aporto DATOS, alguien que nadie ha hecho aquí todavía. Si mi razonamiento es erróneo, me gustaría que lo denomiras como tal, pero no que me acusaras de demagógo (que me suena a políticacho, y me pone de mala leche).

    Y luego, por no responder punto por punto a todos tus rebates, diré simplemente que el quid de la cuestión aquí es el perjuicio causado al fumador pasivo. Eso que dices de la molestia que te causa el tabaco del otro, sirve para hacer una ley, donde el que tire un chicle a la calle vaya a la cárcel, o el que ponga la música más alta en el vecindario pague la sanción.

    ¿Pero es que NADIE SE DA CUENTA? ¿Por qué nos empeñamos en darle atribuciones al Estado, que deberían quedar en el ámbito de lo privado?

    Que no es romanticismo ni leches varias (y macho,tú hablando de demagogias, y metiendo la falta de libertad en el tercer mundo), que es un problema real que se está produciendo constantemente en todos los ámbitos. Que hay un CAC, que hay gente elegida democráticamente que dice que Castro es un demócrata, que van a terminarme prohibiendo que beba alcohol. ¿O es que no habéis oído las amenazas de la ministra ayer, sobre endurecer la ley, si la cuota de bares no fumador no se cumple?

    Creo que mis recursos se han agotado. He expuesto mi opinión y esta vez constato que estoy en minoría.

    Ah, sí, una última perlita para Smoker:
    De verdad, que espero que aprecies mi talante por no haber borrado tus comentarios, en los que me tildas de terrorista o de vándalo (equiparándome a alguien que abogaría por tirar macetas por las ventanas).
    Y que sepas que en Alemania, se puede conducir a 200 kms/hora, y es fantástico, y no se mata más gente en la carretera.
    Te animo a que pienses un poco más por ti mismo, antes de llegar a un sitio a "insultar" al inquilino.

    febrero 03, 2006 9:14 a. m.  
    Anonymous Smoker dijo ...

    Espero disculpes el haberte llamado carnuz, no esperaba encontrarme con tamaña sensibilidad. Cambialo por bruto, exagerado.
    Me parece muy bien que se pueda ir a 200 por hora en Alemania, pero eso está bien?, también se pueden hacer muchas otras cosas legales en otros sitios, incluso con mejor nivel de vida que aquí, sin embargo no por eso estan bien.
    El problema es que aquí se han quedado a medias, en Irlanda han hecho bien las cosas, en Noruega también, no se puede fumar en bares pues no se fuma, te vas fuera y ya está y así dentro se puede respirar y no tengo que aguantar tu cara de placer fumando mientras apestas mi ropa.

    febrero 03, 2006 10:41 a. m.  
    Anonymous Anónimo dijo ...

    Lo primero que quiero decir es que yo no fumo y nunca he probado ni un pitillo por coherencia, despues de pasarme toda la vida diciendo que no fumaran cerca mío que me producía nauseas el olor del tabaco no iba a empezar a fumar yo.
    Pero con todo soy de la opinión de que se han pasado con la ley del tabaco. Sobre todo porque hay gente que fuma en el trabajo por puro estres y si estás estresado por mucho libro que te leas no vas a ser capaz de dejar de fumar (y lo digo por experiencia de gente cercana, propia es imposible)
    Lo de los espacios para fumadores y no fumadores en los trabajos yo lo he visto hacer por acuerdo mutuo de los que allí trabajaban en una agencia de publicidad y lo conseguían bastante bien. Habia zonas donde no se podía fumar.

    Ah, Fernando creo que le voy a recomendar esta conversación a un amigo mio que está intentando dejar de fumar porque siempre es buena terapia hablar de estas cosas.
    Marta

    febrero 03, 2006 2:22 p. m.  
    Anonymous Ismael dijo ...

    Solo un par de comentarios:
    1) Me alegra que hayas pillado mi parte de demagogia. 'Tushé' ;-)
    2) Solo creo que tu, yo, y cualquiera deberiamos analizar con cuidado cada una de las comparaciones que hacemos con el tabaco. Tirar un chicle a la calle me parece mal, pero no es comparable con echarle el humo a nadie. Respecto a la eterna comparación con el alcohol, tampoco me vale, porque no molesto al vecino al tomarme una caña, y por otro lado, nadie bebe alcohol mientras trabaja en la oficina...
    3) Hablas de que somos 'los individuos contra el estado'. Por ahora, el estado lo elegimos todos, osea que somos los individuos contra la mayoria de nosotros mismos (sobre las deficiencias del sistema electoral/democrático de este pais no entres, que opino como tu seguro)

    febrero 03, 2006 8:15 p. m.  
    Anonymous Anónimo dijo ...

    Yo soy No Fumador, y respecto a los que dicen que se han pasado con la ley, yo diría que se han quedado cortos.

    1- Es correcto prohibir fumar sin excepciones en el trabajo, porque yo estoy obligado a estar y no puedo evitar tragar el humo de los compañeros fumadores (si me largo, me larga el jefe).

    2- Es correcto que no se habiliten salas de fumadores, porque no suelen funcionar, yo he estado 6 meses padeciendo el humo de una sala de fumadores mal cerrada. Y a los fumadores les importaba muy poco, o mejor dicho nada.

    3- Los lugares publico cerrados obligan a tragar humo a los que han de entrar en ellos, por tanto es lógico que se prohiba para no obligar a padecerlos a los no fumadores.

    4- En los bares se puede elegir entrar o no. Excepto a los camareros, así que no me digan que la ley exagera porque hay muchos camareros que tragan el humo de los clientes y no pueden hacer nada excepto dejar el trabajo.

    5- Por mi los fumadores pueden envenenarse con cianuro si les place, pero no me gusta que me envenen a mi en el proceso.

    Haré una parábola como Jesucristo: Imagina que paseas por la calle, y un suicida decide tirarse de la azotea. Puedes decir que es libre (o debiera serlo) de quitarse la vida cuando quiera. ¿Pero que opinarías si al hacerlo te matase a ti (o alguien de tu familia) cayendote sobre la cabeza después de haber saltado desde la azotea del edificio frente al que paseabas? Tu libertad termina donde empieza la de los demás, y si no te gusta que yo te meta el dedo en el ojo (como Bono el de los guiñoles al Zapatero), porque me produce un placer enfermizo, no debieras putearme los pulmones sólo porque seas adicto a la nicotina.

    Ah, y hoy he visto un fumador fumando alegremente en un centro comercial, rodeado de niños que seguramente le importan tan poco como los suyos propios. Afortunadamente mi padre (con menos sentido del ridículo que yo) avisó a un vigilante que hizo cumplir la ley. Esta ley no seria necesaria si los fumadores fuesen respetuosos con los demás, pero conozco muy pocos, realmente pocos.

    febrero 04, 2006 10:33 p. m.  
    Anonymous Óscar dijo ...

    "Intento ser lo más respetuoso posible". Deberías ser respetuoso con los que no queremos fumar forzosamente parte de tu cigarrillo. ¿Qué es eso de "lo más respetuoso posible"? Explícamelo. Dices que nunca fumas en casa, que eres un fumador social y que puedes terminar con una cajetilla en una noche de copas. Es decir, que no fumas donde no podrías molestar a los no fumadores, es decir, en tu propia casita, si no que tienes que esperar a fumar en un bar, quizá codo con codo conmigo, y supongo que sin preguntarme si me molesta (no me molesta, me enferma) que lo hagas.
    Respecto a tu proclama "YA ESTÁ BIEN. Todos a fumar", permíteme que te responda que, efectivamente, ya eres mayorcito para fumar cuanto quieras, pero por favor, no lo hagas en mi presencia. No quiero compartir tu cigarrillo. ¿Por qué los fumadores os empeñáis en obligarnos a fumar a los que no queremos?

    febrero 06, 2006 2:32 a. m.  
    Anonymous Anónimo dijo ...

    Tienes razón, este comentario me ha hecho leer más de lo que esperaba, pero te he de decir que he visto con mis "propios ojos" morir a tres familiares mios con los pulmones destrozados por el tabaco, y ninguno llegaba a los 70 años, he sentido cómo sufría su familia cada una de sus crisis, y al final han muerto en la U.V.I. -ahogados- porque no les permitían sus pulmones la entrada de una gotica de aire. Eso además de toda la molestia que supone el tener a alguien que te está nublando el aire que tienes que respirar constantemente aún te parece que es poco para que las familias que tienen a un fumador empedernido en ellas pretentan que dejen el dichoso pitillo. Porque no es dejar el tabaco sino toda la porqueria que le añaden además.
    En cuanto a que cuando alguien está estresado pueda fumar para consolarse, lo siento, pero precisamente lo que les estresa es fumar. Yo he visto a una de mis amigas, que ha conseguido dejarlo, estar como un gato enjaulado porque no tenía tabaco y maldecirse por tener una dependencia tan grande. En fin creo que un acto que empieza por "una gracia" en algunos casos y otros por quedar bien, como es el encender un pitillo, ya se encargan las empresas de inyectarle las sustancias precisas para que poco a poco se convierta en parte de su negocio. Lo siento, pero siempre que pueda estaré en contra de algo que pueda estropear la convivencia.

    febrero 06, 2006 11:59 a. m.  
    Anonymous Anónimo dijo ...

    Pues yo, como fumador, estoy en contra de la ley. Por una parte, se basa en hechos no probados, como que mi humo te enferma. Por otra, me parece un claro exponente del rodillo de un gobierno que había prometido debate.

    Si el humo de segunda mano es nocivo, debería estar más que demostrado, ya que hay muchos intereses en ese sentido -al igual que en el contrario- y si es un problema de apreciación personal (a mi me molesta...) también hay cosas que me molestan a mi y no se prohiben.

    febrero 06, 2006 4:34 p. m.  
    Blogger F Polo dijo ...

    Demasiados comentarios para mí. Siento no poder responder a todos. Ya sólo lo haré aquellos que aporten DATOS. No me vale eso de que el fumador pasivo también resulta perjudica. Quiero DATOS. Yo los he puesto, y he debatido y rebatido hasta el final los puntos de vista.

    Si digo que el humo de segunda mano es tan molesto y tan perjudicial para la salud como la contaminación urbana, la música estridente del vecino o sus gritos (o los gritos de los niños), no lo digo por hablar ni por demagogia. Es que lo es, hasta que no se demuestre lo contrario.

    ¿¿¿¿Por qué nadie rebate el hecho de que no haya estudios que hayan demostrado la relación entre el fumador pasivo y las enfermedades????

    ¿Por qué si se acepta esta tesis, nadie propone también cualquier otra ley que suponga erradicar cualquier cosa que nos moleste (como en el caso del humo del tabaco)?

    Quiero daros sinceramente las gracias a todos por estar en contra de mi opinión, haberos molestado en rebatirla y no quemarme el blog (aunque alguno lo hubiera hecho, si pudiera y hubiera llevado un mechero encima).

    febrero 06, 2006 4:42 p. m.  
    Anonymous Óscar dijo ...

    Fernando, de tus palabras se desprende que al menos sí admites que fumar activamente es perjudicial. Deberías hablar con algún médico especialista y que te explicara algo sobre las patologías que genera el tabaco en los fumadores pasivos. Yo no lo soy, así que no voy a aportar ningún dato. Pero como te veo con pocas ganas de documentarte me he tomado la pequeña molestia de teclear en google: cáncer fumadores pasivos (cualquier otra combinación hubiera dado resultados similares). He clikeado al azar tres de las primeras diez entradas. Las he leído y veo que las tres aportan datos interesantes que quizá te hagan revisar tus planteamientos iniciales. Ahí van los enlaces (los habrá mejores, sin duda, es un muestreo aleatorio): http://www.pmministries.com/ministeriosalud/tabaco/fumadorpasivo.htm
    http://www.webdehogar.com/salud-familiar/05052304.htm
    http://www.vidasintabaco.org/entorno.html

    Fernando, el tabaco no se ha erradicado, la ley sólo intenta erradicar el obligar a fumar involuntariamente. No estamos tratando de una cuestión de si nos molesta o no, sino de un auténtico problema de salud pública. Y a la Administración Pública debemos exigirle que vele por nuestra salud, y creo que es lo que ha hecho este Gobierno, aunque espero que vaya endureciendo las medidas que ha adoptado hasta el momento (me parecen muy bien las que ha adoptado en el entorno laboral, pero no el los lugares de ocio).
    Fernando Sánchez Drago, en una entrevista publicada hoy en Heraldo de Aragón, dice algo tan cierto como evidente: el tabaco es la única droga que perjudica al que no está enganchado. Por eso se declara abiertamente a favor de la liberalización de todas las drogas (dice que se deberían poder vender en el mercado, como las lechugas) excepto de una: el tabaco. Comenta que es la única droga que el prohibiría totalmente.
    Prohibir el tabaco me parece una medida excesivamente drástica (al menos hacerlo de golpe y porrazo, quizá se podría estudiar la forma de hacerlo de una forma paulatina, para que los fumadores se fueran deshabituando menos traumáticamente). Me conformo con que prohíban que me obliguen a fumar.
    Un saludo.

    febrero 06, 2006 5:29 p. m.  
    Blogger alter dijo ...

    Sobre los efectos del tabaco en el fumador pasivo y la dispersión del aire contaminado por tabaco en un espacio cerrado:

    Evidencias cientificas acerca del riesgo del tabaquismo pasivo.pdf
    ACHT.pdf

    Como bien dice Óscar, parece que no te has molestado en documentarte un poco.

    Deberías darte cuenta de que la sociedad os ha dado durante décadas el privilegio de fumar donde os place y eso, por vuestra falta de respeto y concienciación sobre el daño a terceros que ejercéis, ha empezado a limitarse. No ejercéis un derecho sino un privilegio, que puede ser restringido para beneficio de la salud de los fumadores pasivos, verdaderos modelos de exceso de tolerancia durante años.

    febrero 07, 2006 12:23 p. m.  
    Anonymous Edu dijo ...

    Fernando,

    99.9% de acuerdo contigo en lo que has dicho.
    Nada más que decir.

    febrero 08, 2006 10:47 p. m.  
    Blogger Alberto dijo ...

    FerN, me ha sorprendido la violencia de tu post.
    No voy a entrar en la polémica, sólo quiero aportar algunos datos:

    Efectos del tabaco
    ¿Sabes lo que fumas?

    Llega un momento en el que si el respeto y la educación no son suficientes, deben entrar las leyes (y las medidas coercitivas), y éstas nunca van a ser tan flexibles como aquéllas.

    febrero 09, 2006 12:15 a. m.  
    Blogger Alberto dijo ...

    Taackback
    http://anotado.blogspot.com/2006/02/tabaco-y-libertades-ii.html

    febrero 10, 2006 12:38 a. m.  
    Anonymous RBA dijo ...

    Dentro de un año lo tendreis bien asumido y todo estos rollos serán cosa del pasado.

    En el Corte Ingles no dejan fumar hace tiempo y no veo a nadie armando la de Dios por eso. En los aviones tampoco. En los hospitales tampoco. Pues ahora en el trabajo tampoco y donde la gente va a tomar algo (muchas veces con crios pequeños e incluso bebés), tampoco.

    Y ya está. ¿Que hoy estais encrispados? Pues sí, lo entiendo. Son demasiados años pudiendo hacerlo donde a uno le dá la real gana. Pero en serio, esto se pasará y será tan normal como viene siendo hace tiempo no encenderse un pitillo en un avión.

    Hace un siglo, el cancer de pulmón era una enfermedad casi inexistente. Hoy mata a más gente que casi cualquier otra cosa (infartos creo que lo gana, a lo que tambien contribuye el fumar, por cierto). ¿Y hay quien dice que fumar alarga la vida?

    No tengo mucho tiempo para debatir este tema, pero cuando lo he hecho en la calle con la gente, por alguna razon, terminan dandome la razon.

    febrero 12, 2006 6:32 p. m.  
    Anonymous Pande dijo ...

    Los datos acerca de los accidentes de caza en los que a una persona le dan untiro en el tórax no son concluyentes acerca de si le causa la muerte o no, porque de los últimos dos uno ha fallecido y el otro sigue en coma, pero vivo.

    febrero 19, 2006 9:38 a. m.  
    Anonymous Anónimo dijo ...

    Han intentado hace años que la gente respete a la gente. Es obvio que no funciona. Tengo asma,y estoy hasta las partes que digan que derechos de fumador, y derechos de no fumadores que pasa??? Lo que había antes era una dictadura.

    La gente no es respetuosa, intenta decir a alguién que apague el cigarillo (tengo asma y me provoca ataques) te dirá que es una dictadura etc, y mis derechos que?

    Me da igual que la gente fume, que se metan cloro, me da igual, tengo mis problemas para preocuparme lo que hagan los demás. hay tontos en esta vida y harán lo que les de la gana. Me DA IGUAL. Incluso estoy a favor que fumen cloro, de ese modo, ojala no lleguen a distribuir sus genes y otro tonto quitado de la genetica humana. Lentamente, pero así les vamos quitando.

    Que no SE FUME DONDE ESTOY YO! Porque cuando estoy respirando vapor con eucalipto para aliviar mis pulmones y con mi chute de Ventolin, me cagaré en su madre. Soy una persona pacífica, pero en esos momentos, les maldigo. Y si karma es justo que me dé mi deseo de que el culpable tenga enfisema... enfisema....

    diciembre 17, 2006 9:54 p. m.  
    Blogger Zicotropic dijo ...

    Lo que me parece increíble de este gobierno es que las personas que tenemos problemas respiratorios tengamos, si es que queremos conservar nuestra salud, nuestra libertad deambulatoria limitada. Con la ley antitabaco lo único que se ha conseguido es que casi la totalidad de los locales se hayan habilitado para los fumadores, de manera que los nos fumadores si queremos acceder a ellos tenemos que arriesgar nuestra salud contra nuestra voluntad. Sin embargo si sucediera como en otros países que también al reclamo de la UE, han producido leyes antitabaco, como Italia e Irlanda, dónde esta prohibido fumar en todos los locales, los fumadores podrían seguir fumando en la calle o en su hogar sin tener porque perjudicar otra sulud que no sea la propia.

    abril 02, 2007 7:41 p. m.  

    Deja tu comentario


    << Inicio