<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9235472\x26blogName\x3dAblad%C3%ADas+de+Fernando+Polo\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://abladias.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://abladias.blogspot.com/\x26vt\x3d2983554522547810084', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
  • Inicio
  • TcBlog
  • Mi empresa
  • Sobre mí
  • Contacta

  • Hola, soy Fernando Polo, y este es mi blog (?), que actualizo periódicamente. Si has llegado hasta aquí siguiendo un link y te interesa lo que lees, quizá te apetezca suscribirte a mi RSS (?). O seguirme en Twittter (?).

    diciembre 02, 2004

    Carta a los aprendices de Cela

    Me alegra tanto haberme encontrado este post, que no he podido evitar pinchar en el mágico botón de mi explorador para reseñarlo.
    Veleidades vitales: Carta a los aprendices - C.J. Cela

    Leemos así, gracias a C. Martin. cómo Cela nos habla sobre la inutilidad de la literatura:
    El aprendiz de escritor debe siempre recordar que la literatura nace y muere en sí misma, que no influye para nada en la vida de los pueblos -que suelen se gobernados por los comerciantes, lo piratas y los que no han encontrado un medio mejor de vida- , que no trae suerte alguna de prosperidad o dicha material, y que no tiene más satisfacción que eso tan aleatorio, tan olvidado, tan desprestigiado y tan poco útil que se llama la tranquilidad de conciencia, eso que algunos insensatos aún pensamos que sirve para algo. Llevando por delante la idea de que se escribe no más que por escribir y nunca tampoco más que para media docena de personas, el aprendiz del oficio, si no lo olvida, puede llegar a escritor.

    La última frase sirve para animar a cualquier osado blogger.

    Tuitéalo | Menéalo | Del.icio.us | Facebook | Suscríbete RSS

    0 Comentarios:

    Deja tu comentario


    << Inicio