<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9235472\x26blogName\x3dAblad%C3%ADas+de+Fernando+Polo\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://abladias.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://abladias.blogspot.com/\x26vt\x3d2983554522547810084', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
  • Inicio
  • TcBlog
  • Mi empresa
  • Sobre mí
  • Contacta

  • Hola, soy Fernando Polo, y este es mi blog (?), que actualizo periódicamente. Si has llegado hasta aquí siguiendo un link y te interesa lo que lees, quizá te apetezca suscribirte a mi RSS (?). O seguirme en Twittter (?).

    enero 17, 2005

    [Copyright] - Copia protegida en El Semanal online

    Ayer hice algo que no hacía tiempo ha. Me esparcí quince minutos leyendo un dominical que se cruzó en mi camino: para ser concretos, El Semanal (a partir de ahora ES). He puesto el link contra la ley y mi deseo, para facilitar, aún a riesgo de mi vida, la comprensión de este artículo a los lectores; algo que yo defiendo, y ES no. Tan dominguera lectura me trajo 3 párrafos de especial interés, así que la di por bien empleada y sabiendo que la revista dispone de versión web, me dispuse a referenciarlos en mi weblog (www.abladias.com).
    ¡Oh, sorpresa, oh, no puede ser, oh, qué está pasando! Descubro con perplejismo, que los Reyes Magos les han echado una aplicación Java para proteger el contenido, impidiendo así seleccionar y copiar extractos de su web. Un mensaje salta para recordarnos: "Todos los derechos reservados".
    Todos los derechos reservados
    Este no es un artículo erudito sobre copyright, copyleft, open source, open air, comunistas o billgates. No es siquiera una exposición de hechos. Es simplemente el grito que se le escapa a uno, cuando se golpea sin querer en la espinilla.
    Es muy dueño ES de hacer lo que disponga con su website, que para eso son mayorcitos y mayormente una empresa privada (grupo Vocento en último extremo). Podrían también cerrar todo su contenido, haciéndolo de pago, para abrir más el agujero de sus pérdidas en Internet. También podrían haber decidido no publicar nada en Internet, que en mi modesta opinión les reportaría más beneficios -menos pérdidas- una vez que juegan al juego del léeme-pero-no-me-toques.
    En el Aviso Legal de TED (Taller Eletrónico Digital, S.L que edita ES en Internet), dejan claras sus reglas de juego:
    TED no concede licencia de uso o autorización alguna sobre sus derechos de propiedad industrial e intelectual o sobre cualquier otra propiedad o derecho relacionado con su WEBSITE, salvo acuerdo expreso con terceros.

    Aseguran, en conformidad con la Ley de Propiedad Intelectual que:
    Los USUARIOS podrán llevar a cabo la reproducción de los contenidos del WEBSITE con el único fin de proceder a su almacenamiento, a la realización de copias de seguridad o a su impresión sobre papel para uso privado.

    Lo cual es falso, porque no me han permitido copiar y pegar un extracto, para uso particular (para mi colección de aforismos sin ir más lejos). Se creen quizá con derecho a impedir el derecho de cita (aunque sea para fines privados y personales, como la educación de mis hijas).
    Añaden:
    Al margen de lo anterior, queda prohibida toda reproducción, distribución, transformación, presentación, total o parcial, del contenido del WEBSITE o de alguno de sus elementos, de forma directa o indirecta por redes telemáticas o soportes análogos, con un fin comercial dirigido al público o para una utilización más allá de las mencionadas, aún citando la fuente, siempre que no se cuente con la autorización expresa y por escrito de TED y en su caso de terceros colaboradores. [...]
    Quedan especialmente prohibidas:

    • La presentación de una página del WEBSITE en una marco de otra pagina web que no pertenezca a TED, mediante la técnica denominada "framing" a no ser que cuente con el expreso consentimiento por escrito de TED
    • La inserción de una imagen difundida en el WEBSITE en una página o base de datos, no perteneciente a TED, mediante la técnica denominada "in line linking" si ello no cuenta con la expresa autorización de TED
    • La extracción y uso de elementos del WEBSITE causando o no un perjuicio cualquiera a TED, conforme a las disposiciones del Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual y la Ley 5/1998, de 6 de marzo, de Incorporación al Derecho Español de la Directiva 96/9/CE sobre la Protección Jurídica de las Bases de Datos.

    Tiemblo, al pensar que quizá esté incumpliendo la ley, cuando extracto estos párrafos del Aviso Legal de ES. (!)
    Además, debería estar pidiendo permiso (o quizá perdón) a ES, para hacer link a su home. Olvídese nadie de incluirlo en sus links preferidos y hacerlo público -¿habrá sido autorizado Google-:
    TED deberá autorizar expresamente el establecimiento de links de hipertexto (hipervínculos) en otra website dirigidos al homepage de este WEBSITE o a cualquier otra página interna de éste, siempre que las correspondientes páginas aparezcan en una ventana completa y bajo las direcciones electrónicas propias del mismo.

    Derechos, sí; obligaciones, no
    En contrapartida a todos esos derechos que se reserva, ES expone alto y claro su exoneracion de responsabilidades -¿esconder la mano?- no vaya a ser que alguien se pueda sentir perjudicado:
    TED excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan derivarse del acceso a los contenidos, informaciones, publicidad, opiniones, conceptos e imágenes facilitados a los USUARIOS

    Y además:
    En cualquier caso TED no se hace responsable de los contenidos, informaciones e imágenes que no dependan del WEBSITE, ni sean gestionados por TED, aunque aparezcan en el WEBSITE en virtud de un convenio de colaboración firmado por TED

    O sea, que si alguien "escribe en sus páginas" que matar es beneficioso para la salud, o se dedica a calumniar a alguien, y ES decide publicarlo, resulta que no se hacen responsables. Imagino que aducirían que ellos son inocentes mensajeros, cuando lo que son es editores (¿o es que no hay diferencia?). eBay es un tablón de anuncios y por eso podría llegar a ser exculpado de albergar contenidos delictivos en su web. ES no (si no legalmente, al menos moralmente).
    El objetivo de publicar online
    Con tanta ley de por medio, ES olvida una primordial: la ley del mercado.
    ¿Por qué acudiría nadie a leer ES online? ¿Desde dónde llegaría el ávido USUARIO? ¿Serán los clientes que han pagado por tener su edición impresa, que hastiados de mancharse las manos con la tinta, se conectan a Internet para releer otra vez en pantalla? ¿Y qué esperan los señores de ES que hagan sus lectores con la página web? ¿Piensan en serio que a alguien le gusta usar su empaquetadita opción "enviar a un amigo", en lugar de copiar y pegar y hacer uso de su programa de correo electrónico (con sus libretas de direcciones, opciones para enviar a múltiples destinatarios, etc? ¿Creen realmente que si eso ocurre, perderán visitas a su web, y así, ríos de oro en publicidad pasarán a su lado sin poder gustar del caudal?
    Las visitas las perderán cuando sus USUARIOS (lectores) desistan de enviar ningún contenido a ningún amigo y se olviden de que ES tenía una web, que terminará con menos parroquianos que este mi preciado blog. Léase, por ejemplo, un colega que me enviaba por mail, en texto plano, la columna de Pérez Reverte, cuando éste se ponía estupendo, y que me descubrió entre otros, la existencia de ES online, el cual visité regularmente desde entonces -una y no más Santo Tomás-.
    O a lo mejor, es que ES piensa que si permiten la opción -tecnología y ley- de extraer contenidos, piratas como yo, podrán copiar y pegar, y hacerse así teramillonarios con su blog a costa de sus preciados contenidos (¡no tengo ni anuncios Google, y seguramente dos lectores, sin contamos a mi mujer y a mis egos). Lo que ocurre es que no entienden la Web, o sí la entienden, pero su interpretación difiere terriblemente de las reglas que han hecho de Internet el invento del nuevo milenio. ¿Es que no comprenden que nadie haría caso a un pirata tal, o peor aún, se le tacharía de aprovechado y se le golpearía virtualmente con el manual de ética bloguera en la mano?
    ¿Qué es obvio? Que si ES posibilitara el libre flujo de información, links, recortes o palabras, les podrían llegar montones de visitantes (paladas si un barrapunto cualquiera les referenciase), llegando quizá una parte de esos lectores INVITADOS a convertirse en asiduos lectores de su publicación. Porque un link no es más que eso, una invitación a una fiesta cuyo/s organizador/es no me ha/n tenido que autorizar expresamente a cursar invitaciones; especialmente si saben que a mayor congregación, mayores ganancias.
    Añadir a (no)favoritos
    En lugar de hacer del link el mejor compañero de ventas de ES online, se les ocurre a sus estrategas (imagino sesudos abogados de VOCENTO poniendo coto a la coma, y punto al aparte) poner abajo a la izquierda en su home un ridículo "Añadir a favoritos" y un "Hacer de ES su página de inicio". Por favor, entren ustedes primero, que a mí me da la risa. Quizá también se les ocurra incluir un banner pidiendo limosna.
    El ejemplar de ES que ojeé ayer lo había comprado mi padre (luego pasaré por vicaría para confesar mi pecado). Un próximo domingo, si por casualidad se me vuelve a deslizar un ES entre las manos, enrollaré raudo sus páginas con celo, impidiendo así que cualquier despistado se crea en el derecho de ojear el dominical de todos los derechos reservados. Imagino que en ES aplaudirán mi iniciativa, y confío en que me regalen una suscripción para el próximo lustro. Según vayan llegando los ejemplares, haré un forward al Convento de la Encarnación (lanzando por encima de una tapia enfrente de mi ventana), porque lo que es a mí, los mensajes que ES tenga a bien portar hasta que su web no elimine la protección electrónica, se los pueden meter por sus derechos reservados.

    PS. Me ha dicho un pajarito, que se puede seleccionar y copiar contenido de ES, guardando la página como un fichero html, o pulsando con el botón izquierdo (a pesar del mensaje) y obteniendo el código html de la página. Claro, que no sé por qué querría nadie hacerlo.

    Actualización 18 ene
    :
    Me recuerda Antonio Ortiz, que en Mozilla se puede deshabilitar JavaScript en las opciones. Lo cual me ha hecho preguntarme qué pasará con IE. Se puede seleccionar el texto pero no hacer click con el botón izquierdo (pero se puede copiar con control + C). Conclusión: ¿para qué lo hacen si saben que realmente no pueden impedirlo?

    Tuitéalo | Menéalo | Del.icio.us | Facebook | Suscríbete RSS

    11 Comentarios:

    Anonymous Anónimo dijo ...

    Una cosa es lo que se quiere y otra lo que se puede. Habrá cosas en esos párrafos que se avienen a una ley que se puede aplicar, y otras que no. Hay muchas leyes que no se pueden aplicar: algunas por absurdas otras por chocar con otras leyes. En el caso de ES, pues qué le vamos a hacer... No creo que dispongan de todos los medios para controlar todas esas cosas que pretenden evitar, pero es el típico 'disclaimer' del capullo: por si las moscas yo lo prohibo todo. Pero luego, con la ley en la mano, no he oído de caso alguno en España de penas o juicios por reproducir textos online en otras webs. Ni siquiera en casos tan sangrantes como los de muchos diarios confidenciales. Así que considero que lo mejor es que uno siga haciendo lo que el sentido común le dicte porque hasta que los leguleyos y legisladores se pongan al día en estas cosas... aún nos queda. El delito digital es todavía un limbo jurídico para muchos y un galimatías de bits para la judicatura.

    Aprovecho para lanzar convocatoria: El próximo día 24 se celebran en Madrid dos actos de presentación (día 24 a las 12.30h a la prensa en la Residencia de Estudiantes) y al público (Círculo de Bellas Artes a las 19.30) de las licencias Creative Commons España. Pese a que la gente se empeñe en asociar estas cosas con los izquierdosos del mundo, cualquiera que quiera que no se le apropien de la cultura... igual quiere saber de qué va. daMax.

    enero 17, 2005 6:27 p. m.  
    Blogger Antonio Ortiz dijo ...

    Truco para situaciones de este tipo.

    Con FireFox -> Opciones -> Características web

    Ahí se puede deshabilitar el Javascript

    Un saludo

    enero 17, 2005 6:32 p. m.  
    Blogger FerN dijo ...

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    enero 17, 2005 7:21 p. m.  
    Blogger FerN dijo ...

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    enero 17, 2005 7:57 p. m.  
    Blogger FerN dijo ...

    daMax,
    - si quieren evitar el plagio, haciendo tonterías de Javascript no lo evitan.
    - si quieren evitar que yo me enriquezca a su costa, caso Periodista Digital, no hay hueco para tantos, si es que hay hueco para alguien
    - si quieren evitar que la gente lea sus contenidos sin pasar por la web, se equivocan. Cuanto más se difundan sus textos, crecerán por igual los visitantes que pasan por la web, como los que no pasan. Por lo tanto, mayores beneficios

    Antonio,
    Gracias por el consejo, ahora recuerdo que alguien me lo explico otra vez. Está claro que técnicamente luchan contra lo imposible. Como el DRM. Me pregunto realmente para qué lo hacen, si saben que cualquiera que quiera copiar y pegar texto (ejemplo típico de un blogger), terminará descubriendo cómo hacerlo. Y el que esté menos puesto, y no sepa cómo hacerlo, cuando quiera copiar y pegar para enviar en un mail, por ejemplo, sufrirá un contratiempo y quizá no vuelva por allí.

    enero 17, 2005 7:58 p. m.  
    Blogger Libero dijo ...

    daMax,
    Deberías definir mejor eso de apropiarse de la cultura.
    ¿Qué es cultura? Un artículo en ES no tiene por qué ser ni más ni menos cultura que un tornillo. Y un tornillo tiene propietario, generalmente. Aunque algunos los vayan dejando caer por ahí.
    Si por cultura te refieres a "esta canción", o a "esta novela", o a "este cuadro", te puedo asegurar que todas esas cosas concretas tienen un propietario. La canción es de su autor, o de aquel a quien se la haya vendido. Yo no diré nunca que una canción que me he descargado gratuitamente en un P2P es "mía". No, no es mía. Es de su autor (o de su gestor). Ídem, con un cuadro de Goya. Como mucho, sería mía la reproducción formato póster que he comprado en el Museo de turno.
    Negar la propiedad no nos llevará lejos (volver a cosas que se discutieron en el sXIX). Acusar a la "industria musical" de quererse aprovechar "impunemente" del sudor de sus "trabajadores" (los autores) es retomar viejos argumentos políticos donde ya no caben. La industria musical no se enriquece "injustamente" (sino todo lo contrario, porque la justicia se haya de su parte). Su problema es que el modelo que le ha llevado a generar beneficios anteriormente se resquebraja ahora, y le falta imaginación para encontrar el nuevo modelo.
    Pero eso no tiene nada que ver con "apropiarse de la cultura". De hecho, el problema de ES es que se equivoca "comercialmente", no es que explote a Arturo Pérez-Reverte, que seguro que está tan contento de que ES le publique sus columnas. Ni que nos prive a nosotros sus lectores de sus artículos (de hecho, no olvidemos que nos los da de manera gratuita, cosa que no hace otro montón de medios).
    Que de la cultura se apropie quien quiera, a mí me basta con que como usuario-ciudadano, las tecnologías de la información e Internet en particular, me hayan puesto en una situación privilegiada, frente a siglos anteriores.
    Y entiendo que a FerN le duela cuando se golpea en la espinilla, y le salgan los quejidos a blogotones.

    enero 17, 2005 7:59 p. m.  
    Anonymous Anónimo dijo ...

    Libero...

    Quizá no está claro tal y como lo he puesto. Lo de apropiarse de la cultura venía a propósito de la convocatoria de la presentación de Creative Commons y en ningún caso a raís de lo de ES. Aclarado, espero. daMax

    enero 17, 2005 9:00 p. m.  
    Anonymous Anónimo dijo ...

    Como bien habéis explicado lo que ES prohibe no lo puede prohibir técnicamente. Por otra parte que la web esté llena de "presuntos avisos legales" no quiere decir:
    1.- ni que sean obra de un jurista (generalmente los avisos legales de las webs los redactan los informáticos, y así sale lo que sale)
    2.- ni que todo lo que dicen sea cierto (particularmente el apartado de exención de responsabilidades, como tb has apuntado).

    En fin, me quedo con que - cada día más - mi información on line de medios tradicionales va de la mano de gente como "20 minutos" (leed, si aun no lo habéis hecho, su política de propiedad intelectual), que están arrasando en cuota de mercado de forma exponencial (ellos sí han entendido que es la sociedad del conocimiento).

    Pedro J. Canut

    enero 18, 2005 7:14 p. m.  
    Blogger F Polo dijo ...

    Pedro J. Canut,
    Uno, tienes razón en que no todos los avisos legales los redactan profesionales. Yo en persona (que no soy informático, pero tampoco abogado) ayudé a redactar contratos para empresas de renombre. Así les fue.
    Dos, en cuanto a lo de 20 minutos, solo remarcar que no lo consideraría un medio tradicional (un diario gratuito, según un modelo de negocio antiguo pero nunca tan exitoso como ahora). Por eso comprenden las leyes de Internet, porque ellos las han llevado magníficamente a un terreno off-line.
    Mi única pega: que no soporto leer el 20 minutos.
    Prefiero tirar de Almendrón o de Periodista Digital o de medios españoles o extranjeros que tienen su contenido en abierto.
    ¿Por qué 20minutos ha desarrollado una licencia propia estilo copyleft, y no se ha decidido a usar Creative Commons?¿Alguien lo sabe?

    Me gusta esta parte de su licencia:
    "DERECHO DE TRANSFORMACIÓN Y COPYLEFT
    El Usuario podrá modificar los contenidos acogidos a la presente Licencia, y cuyos derechos pertenezcan a EL AUTOR, siempre y cuando se cumplan las siguientes condiciones: (i) Copyleft: el nuevo contenido creado se explotará de acuerdo con esta Licencia; (ii) Identificación: el nuevo contenido deberá tener otro nombre o título, de forma tal que no pueda ser confundido con los contenidos objeto de la presente Licencia en cualquier forma; y (iii) Autoría: el nuevo autor acreditará suficientemente su autoría de manera que no dé lugar a confusión con la autoría de EL AUTOR, debiendo estar a la vez las citas literales del trabajo original suficientemente identificadas como obra de EL AUTOR. Asimismo, el Usuario se hace responsable de extender el cumplimiento de estas Cláusulas a toda aquella persona autorizada por él a usar de los contenidos de EL AUTOR, así como a no imponer nuevas condiciones no contempladas en la presente Licencia."
    Pero no termino de entender esta otra, que está un poco más arriba:
    " Dichos usos o explotaciones podrán llevarse a cabo sin necesidad de permiso especial por parte de EL AUTOR, siempre y cuando el Usuario se comprometa, en relación con dichos usos a indicar la completa reserva de derechos a favor de EL AUTOR, citando la fuente y origen del contenido, debiendo, asimismo, suministrar una copia de esta Licencia en cada copia que se haga de los contenidos.
    En todo caso, el Usuario deberá mencionar al comienzo del texto de la Licencia correspondiente la siguiente leyenda: "CONTENIDO EN EL SITIO WEB DE EL AUTOR. USO SEGÚN LA LICENCIA 20 MINUTOS". "
    Imagino que se refiere al caso de uso de un artículo completo. Pero el hecho de tener que poner toda esa frase, y lo de la licencia complica la distribución. Suponía que tendría que valer con citar la autoría y poner un link al sitio original.

    enero 18, 2005 10:15 p. m.  
    Anonymous Anónimo dijo ...

    ¿Por qué no se han acogido a una licencia CC? Esto deberían responderlo ellos, o el redactor del aviso legal; pero quizás porque el "corsé" de una licencia "pret a porter" no les convencía (legítimo) y han preferido licenciar por su cuenta y sin "tanta algarada".

    Personalmente aplaudo - aunque no comparta el texto en su integridad - que se hayan molestado en redactar "un traje a medida" y, en cuanto al texto que exigen para cumplir con el derecho de cita (LPI) creo que podrían haber hecho algo más sencillo, sin merma de efectividad.

    Lo importante para mí es que hayan comprendido el concepto sociedad del conocimiento y que hayan apostado por un modelo de negocio distinto (lo cual es comprensible atendiendo a quien está detrás del proyecto).

    En cuanto a los contenidos en sí, ciertamente hay cosas mejores, pero bueno...cuestión de tiempo (o no).

    Pedro J. Canut

    enero 19, 2005 12:22 a. m.  
    Anonymous Anónimo dijo ...

    Por si os interesa lo que hacen los franceses, ahí os dejo dejo un trackback manual (o algo así...):

    http://www.blogespierre.com/wp-trackback.php/52

    Pedro J. Canut

    enero 19, 2005 12:26 a. m.  

    Deja tu comentario


    << Inicio