<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9235472\x26blogName\x3dAblad%C3%ADas+de+Fernando+Polo\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://abladias.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://abladias.blogspot.com/\x26vt\x3d2983554522547810084', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
  • Inicio
  • Rebel Thinking
  • Mi empresa
  • Sobre mí
  • Contacta

  • Hola, soy Fernando Polo, y este es mi blog (?), que actualizo periódicamente. Si has llegado hasta aquí siguiendo un link y te interesa lo que lees, quizá te apetezca suscribirte a mi RSS (?). O seguirme en Twittter (?).

    enero 02, 2015

    ¿Será el 2015 el año de los "wearables"? Ciertamente no.


    Llego a las magníficas predicciones del Financial Times, de la mano de un post en nuestra red interna de Gonzalo Martín, que destaca el hecho de que piensan que 2015 no será el año de los wearables:
    Apple’s Watch, due to launch soon, has at least cracked the aesthetic code: it is a wearable you might actually want to wear. It will also become a powerful techno-status symbol. But other than a few useful things such as telling the time, it is not clear why you would need it.
    The other great hope of the wearables industry, Google Glass, has missed its promised launch date and is in danger of becoming a symbol of tech hubris. Does Google really expect people to adopt its cyborg chic in their everyday lives? Expect it to reboot the idea this year, probably in a more limited way: there are many jobs where having a heads-up display would be very useful.
    For the mass market, applications such as health monitoring hold great promise. But wearables still look like a technology in search of a purpose. The truly useful gadgets are yet to be invented.
    Aunque en sentido diferente al de su autor, Richard Waters, yo también pienso que el 2015 "no será el año de los wearables", igual que el 2007 no fue el de los smartphones, y sin embargo, la revolución se "aceleró" en ese año, con el lanzamiento del iPhone. Ponerse a rebuscar artículos que hablaban de que el iPhone no sería un éxito, cuando salió al mercado en 2007 es fácil.

    Yo, sin embargo, tendré uno de los primeros Apple Watch y unas Google Glasses, como en su día me compré un iPhone en NYC a los dos meses de salir (y pasé por el terrible proceso de liberación, se me pone la piel de gallina, cada vez que me acuerdo de un domingo entero que pasé buscando cómo revivir un iPhone que se me quedó "ladrillo"). Y tendré esos gadgets, porque hasta que no los tienes, no entiendes en qué te puede ser realmente útil. Precisamente lo que dice el autor del artículo: "But other than a few useful things such as telling the time, it is not clear why you would need it.

    Ja... Cuento muchas veces una discusión en 2003 que yo tuve con Luis García de la Fuente, fundador y mi socio en DiceLaRed, sobre los "smartphone" mientras hacíamos un estudio para Telefónica, escuchando lo que se decía en los foros, con el lanzamiento del 3G. Luis, que fue visionario como para "inventar" los softwares de monitorización online y para anticipar muchas otras cosas, pensaba sin embargo que el teléfono "navaja suiza" no funcionaría, por un tema de ergonomía... Y ahora imagino que pensarían los productores de cámaras digitales de baja gama ante esa afirmación. Yo imaginaba que se podrían encontrar usos (Instagram no existiría si alguien no se hubiera empeñado en poner una cámara a un Sony Ericsson). Hoy es sabiduría popular aquello de invéntalo y que otros encuentren la manera de usarlo...

    Y también me gusta contar la historia del termómetro. Los iPhone no tienen termómetro (tienen sensores para proteger el funcionamiento, pero no miden temperatura). Ni falta que hace, porque en muchos casos, yo quiero saber la temperatura exterior, no la interior y no es cuestión de dejar el iPhone durmiendo en la calle. Pero si combinas: "gadget siempre a mano" + acceso fácil (táctil) a Apps + desarrolladores de Apps (cientos de miles) + open data + estaciones meteorológicas públicas ... Tienes Meteoclimatic, una app que muchos no conoceréis, pero que a mí me dice cada mañana la temperatura en tiempo real (actualizado cada 15 minutos) en Madrid Chamberí, y en Pozuelo. La diferencia entre unos y otros, me sirve para calcular el frío que pasaré en la Casa de Campo, y así acierto "clavado" con la cantidad de ropa, guantes, gorros, etc, para salir a correr. ¿Quién hubiera podido preverlo hace apenas unos años?

    Puede que nunca llevemos wearables tal y como los vemos ahora (google glasses, iwatches,...) Pero el hombre biónico es imparable. E incluso si la adopción fuera masiva (como pasó con los smartphones) seguro que el cambio no lo veremos en 2015.

    Os dejo el documento que publicamos hace unas semanas, sobre 15 tecnologías que cambiarán nuestras vidas (aunque no en 2015 ;-), y que incluye los "wearables".

     

    Tuitéalo | Menéalo | Del.icio.us | Facebook | Suscríbete RSS
    Otros artículos seleccionados